Una mas que horrible version licantropa venida de la Italia de los años 80. Con un pesimo presupuesto, pero con una diversion como ninguna para una reunion de amigos.

★★★☆☆ Buena

Estamos ante un film italiano que cuenta con un bajísimo presupuesto, este se podría incluir en la serie mas cutre que uno pueda imaginar, una cinta que por no tener no tiene ni vergüenza y eso es tal vez lo que la convierte en una obra maestra del despropósito. Marco Antonio Andolfi es el responsable de dirigir, escribir, montar e interpretar esta insólita, inaudita, divertida, bizarra…historia de licántropos a la Romana. Andolfi, que no ha vuelto a dirigir nada desde esta su opera prima, es un actor de los muchos secundarios que hay en Italia y de esos que no han tenido reconocimiento mayoritario. A mediados de los años 80 escribe,produce y dirige su única incursión tras las cámaras, donde intenta recrear una historia sobre licántropos (bueno, de uno) en una Italia corrompida y sucia. En este guión no solamente se habla de la licantropía, también nos toparemos con sectas, orgías que se repiten una y otra vez, sin morbo alguno. Una pésima y poco fructífera investigación policial y algunos desnudos sin sentido. Donde se presenta al hombre lobo mas casposo, cutre, imposible, torpe de la historia del cine. El maquillaje de este hombre lobo es de esos pequeños momentos gloriosos del cine de baja factura, todo lo que uno padece viendo este tipo de producto se solventa con pequeños pero intensos y en ocasiones momentos esperpenticos como este. Un claro intento de emular al clásico de los años 30, con el actor protagonista expuesto a una sesión donde se le va incrustando pelo por la cara, poco a poco y con el actor haciendo gestitos de lo mas absurdo…intentando parecer un animal furioso…reírse uno es lo único que se puede hacer. Pero la mayor sorpresa es que cuando menos te lo esperas aparece sobre la cara del actor una mascara de pelo horriblemente ridícula y abrupta que relega el terror que uno espera del asunto al desmadre de tal despropósito visual. Sin contar ese tapa rabos peludo que lleva para no caer en la censura…y para terminar uno de los elementos básicos de este descomunal film…las veces que este se convierte en hombre lobo, su ropa desaparece, pero cuando vuelve a su estado humano, esta reaparece sin rasguños ni nada. !!!Amazing¡¡¡.

Además de la malisima e insoportable interpretación de su prota/realizador Marco Antonio Andolfi, el resto del reparto tampoco escapan de la mediocridad mas absoluta. Destacando a un mas que perdido Gordon Mitchell poniendo poses raras en diferentes planos sin sentido argumental, los gestos bruscos, exagerados faciales son de una sordidez tan opaca como humillante para el que los hace. Unas actuaciones que hacen que las que vemos en el cine perpetradas por Uwe Boll sean merecedoras de oscars.


SINOPSIS.
Un hombre es asaltado y robado, una cruz que llevaba colgada en el pecho. Este se obsesiona por encontrarla ya que de ella depende que lo oculto en este se desate.


Un argumento de risa, un ir y venir sin sentido alguno. Unas escenas cutres que provocan la risa, un producto tan malo que llega a entretener de una forma bizarra y enfermiza. LA CROCE DALLE SETTE PIETRE es todo lo que uno no pensaba que fuese, es mucho mas, pero muchisimo mas. Una obra maestra del cine mas casposo.
Lo mejor: Que te ries.
Lo peor: Que te ries.
publicado por Vacelyk el 20 febrero, 2011

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.