No están luchando contra nadie, simplemente contra una chapuza, y eso creo que le resta emoción.

★★☆☆☆ Mediocre

Imparable (unstoppable)

Me gusta Tony Scott y su estilo videoclipero desenfrenado. De vez en cuando está bien ver una peli suya para dejarte bombardear por efectos de imagen acompañados por la partitura de siempre de Harry Gregson Williams. Me encanta Denzel Washington, así que es una combinación que parece que no sólo me gusta a mi, sino a todos los que hacen los films. Sin embargo, tras "Asalto a Pelham 123", era muy extraño que Scott realizara dos películas seguidas con trenes de protagonistas. Y con Washington en ella.

Y resulta que esta segunda película está basada en un hecho real pero que resulta muy descorazonador: la historia no tiene un antagonista habitual, es un cúmulo de circunstancias humanas que puede desembocar en catástrofe. Un operario que hace mal las cosas provoca que un tren cargado de sustancias peligrosas coja velocidad y se quede sin operario. Para pararlo se hace lo imposible, pero dos maquinistas que se encuentran a la locomotora en su camino tienen una idea.

¿Cuál es el problema que veo a esta película? Tal vez no esté preparado para una historia así o la hayan contado mal, pero convertir en un hecho heroico algo como detener un tren que otra persona por negligencia ha puesto en marcha no lo veo nada atractivo.

No están luchando contra nadie, simplemente contra una chapuza, y eso creo que le resta emoción. Eso si, la conclusión que saco, de lo único bueno que tiene la peli, es que uno debe aportar todas las soluciones que se le ocurran en época de problemas.

Por lo demás, una película insustancial. Muy insustancial. 

Lo mejor: Washington y Rosario Dawnson
Lo peor: La pobreza del argumento
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 7 febrero, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.