Tras el segundo round ya le sangraban la ceja y las encías. En el tercero recibió un punch con el que dejó de ver. Para entonces Micky Ward, el protagonista, ya sabía que no le faltaba mucho para irse a la lona…

★★★☆☆ Buena

The fighter (the fighter)

Estamos en Lowell, un pequeño y decadente municipio de Massachusetts a principios de los 90. Calles sucias, barrios tristes, la ambientación recuerda al videoclip “Streets of Philadelphia” de Bruce Springsteen. Allí viven dos hermanos. Uno de ellos, Dicky Eklund (Christian Bale) es un ex boxeador adicto al crack. Tuvo su momento de gloria cuando en un combate, y de manera algo confusa, noqueó al cinco veces campeón del mundo Sugar Ray. Desde entonces se hizo llamar El Orgullo de Lowell, y trata de vivir de las rentas de lo que hizo en el pasado. El otro hermano, Micky Ward (Mark Wahlberg), es un boxeador que pasa por una mala racha. Ha perdido sus últimos cuatro combates y, por error, le arreglan un combate con un luchador 10 kilos más grande que él, donde se lleva una paliza.

En ese momento Micky se da cuenta de que tiene que hacer un cambio en su vida. Dejar de entrenar con su hermano, con el que no conseguía avances; y despedir a su madre como manager, con la que no conseguía buenos combates. Micky vivía en un ambiente familiar superprotector (algo irónico para alguien cuyo trabajo es pelearse) y debe tomar la decisión de salir del nido si quiere aprender a volar. A partir de ahí, en ‘The Fighter’, cada combate es un reflejo de película: Mickey no deja de llevarse golpes a los que parecer no saber cómo reaccionar. De repente, sin que él ni nosotros sepamos muy bien cómo, conecta un puñetazo que deja K.O. al adversario y le hace alzarse a lo más alto.

En su camino hacia el título mundial de los pesos medios, este entretenido film trata de dejarnos constancia de algunos valores universales: superación, valor, independencia, protección… Y muestra algunos personajes con los que todos hemos tenido que lidiar, como la madre superprotectora o el hermano que vive, literalmente en 1978. Sin meterse demasiado en los conflictos familiares, la película es básicamente una historia de autosuperación tipo el hombre contra el mundo, pero deja algunas buenas escenas que gustan por ser tan cotidianas como universales.

Lo mejor: Los conflictos familiares, sobre todo con el personaje de la madre.
Lo peor: Básicamente es una manida historia de autosuperación
publicado por Miguel Castaño Arques el 2 febrero, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.