Con esa puesta en escena y todo ese elenco de estrellas al servicio de la misma cámara debemos tener claro que la película merece ser vista … Sin embargo, es posible que los fieles a la saga terminen de verla con cierto sabor agridulce …

★★★☆☆ Buena

Tras dos primeras partes divertidísimas que trataban de ir superando el listón humorístico en cada toma nos encontramos ahora con una nueva vuelta de tuerca que pretende satisfacer las  expectativas de todos los seguidores de una de las familias más estrambóticas del mundo Hollywoodiense.

El hecho de tener dos predecesoras de éxito indiscutible y un reparto de auténtico lujo aseguran a esta cinta un buen funcionamiento en taquilla ¿Pero será esto suficiente para ganarse a la crítica? ¿Hay suficientes novedades en la trama como para hacer una tercera entrega de la familia “Folien” y compañía?

Lo cierto es que el anuncio de la nueva trama, que convierte en abuelos a las parejas formada por Dustin Hoffman-Barbra Streisand y Robert De Niro-Blythe Danner, resulta suficiente llamativo como para engancharnos a esta loca aventura que volverá a contar con el polifacético Owen Wilson además de un irreconocible Harvey Keitel y el papel estelar                que sostiene la trama principal de la bella Jessica Alba.

Con esa puesta en escena y todo ese elenco de estrellas al servicio de la misma cámara debemos tener claro que la película merece ser vista si queremos asegurarnos un buen entretenimiento.  Sin embargo, es posible que los fieles a la saga terminen de verla con cierto sabor agridulce al acudir buscando un guión más inesperado que superase, o al menos alcanzase los niveles de las anteriores. Resulta difícil mantener el nivel de originalidad y además innovar sobre las bofetadas de humor con las que fuimos golpeados en las anteriores partes de esta nueva trilogía, por lo que habrá que resaltar como algo meritorio el intento de introducir la figura de los nietos y sobre todo el personaje de la alocadísima  Jessica Alba, quién consigue una de las escenas más graciosas y atrevidas de toda la película en la casa que debería estrenar la familia.

A pesar del intento de introducir esas novedades, la película no parece alcanzar ese nivel de sus predecesoras, sin embargo nos regala algunas escenas memorables como las ya mencionadas de la desatada Alba y la parodia tributo al Tiburón de Steven Spielberg, con la que podremos desternillarnos en los últimos compases de la cinta.

Estamos como hemos dicho ante una historia predecible y una trama bastante plana pero a pesar de ello, volver a los gags que ya triunfaron anteriormente parece que le sigue manteniendo en un nivel muy aceptable. El suegro del protagonista se verá en esta entrega totalmente desprendido de sus contactos con la CIA, pero esta vez se asimilará algo más a ese tipo de familias mafiosas que con tanta maestría nos ha mostrado el cine en las últimas décadas. San Google será el compañero de viajes de este De Niro que ha decaído a una especie de detective familiar de pacotilla que tratará de sacar a la luz las desvergüenzas de la familia “Folien”, que ahora parece comandada por el prestigioso padre de familia encarnado por Ben Stiller.

En esta ocasión se recurre de nuevo a las peripecias del extravagante personaje al que pone rostro Owen Wilson, un vividor desenfadado que trata de aparentar ser una especie de Hippy del siglo XXI en busca el amor y la paz en aquellos sitios en los que nadie le llama. Creo que estas apariciones del viejo amigo de la familia, y por tanto viejos recursos de la saga, crean mucha más expectación que las novedosas apariciones de los críos durante la trama (las cuales no parecen aportar mayor nivel humorístico al ya explotado por otras vías). Una vez más las escenas de enfrentamiento o “incómodo” acercamiento –como en la terrible pero hilarante escena del baño- del suegro De Niro con el nuevo padre de familia Stiller, seguirán siendo las que provoquen más carcajadas en las butacas. Como en la anterior entrega también podremos disfrutar de unas cuantas escenas de carcajada facilona y absurda con las salpicadas apariciones del matrimonio surrealista formado por los geniales Hoffman y Streisand. Además, vuelvo a resaltar el gran acierto de la inclusión del personaje femenino desarrollado por Jessica Alba, que le da un toque mucho más atrevido a las reacciones del impasible y abnegado protagonista de la saga.

Como ya he dicho anteriormente, nos encontramos ante una historia que carece de un desarrollo original y de un guión interesante, no llegando a superar a ninguna de sus predecesoras. Pero es cierto que se trata de una película que mantiene el tipo gracias a la impresionante mezcla de actores que atesora el cartel, y esos tres o cuatro gags por los que merece la pena aguantar esta historia totalmente predecible.

Lo mejor: El impresionante elenco de buenos actores que aparecen en pantalla. Los gags más aclamados de la trilogía
Lo peor: No tratar de montar un guión digno de superar a las anteriores.
publicado por David Yagüe Cabezas el 28 diciembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.