Traspasa el esperpento y se sitúa en el terreno de lo burlesco.

★★☆☆☆ Mediocre

Los viajes de gulliver (gulliver’s travels)

La historia que se esconde tras Los viajes de Gulliver es de sobras conocida: tras un naufragio, Gulliver despierta en Liliput, una ciudad habitada por seres diminutos. A continuación, se suceden una serie de dichas y desdichas que convierten la novela de Jonathan Swift en una de las más célebres historias de aventuras de todos los tiempos. Posiblemente, después del estreno de esta película, Swift esté revolviéndose en su tumba. Todo el contenido crítico original, casi al límite de la misantropía, ha sido sustituido por una comedia plana, vacía desde todos los ángulos.

Los viajes de Gulliver es una película pastiche, compuesta a partir de retazos de la cultura popular actual y mezclada con elementos del siglo XVIII. El resultado traspasa el esperpento y se sitúa en el terreno de lo burlesco. A ello hay que añadir una dosis de romanticismo de lo más surrealista. ¿O acaso alguien es capaz de creerse la historia de amor entre los personajes interpretados por Jack Black y Amanda Peet? A su lado, incluso el romance interclasista entre las versiones liliputienses de Emily Blunt y Jason Segel parece verosímil.

El film también tira de la clásica costumbre hollywoodiense de hacer una clara diferenciación entre buenos y malos. Los viajes de Gulliver es, por tanto, una película excesivamente bipolar. Incluso el protagonista, que es aparentemente un tipo con vicios y virtudes, resulta ser un héroe portador de la Verdad y reparador de todos los males. Aplicado a la geopolítica, el gigante Gulliver vendría a ser para los liliputienses lo que Estados Unidos para los países subdesarrollados. Llamadme paranoica, pero no creo que ese símil esté ahí de manera inocente.

Por otra parte, con la tecnología actual, una historia tan vibrante como la escrita por Swift podría transformarse en un blockbuster sobresaliente. Espero que esta película fallida pueda servir, al menos, para que algún James Cameron o algún Gore Verbinski se plantee esa posibilidad.

Lo mejor: Algunas de las referencias metacinematográficas.
Lo peor: Hace pasar cierta vergüenza ajena.
publicado por Ana Galán el 27 diciembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.