La razón de semejante absurdo de película viene al final, en el nombre de su director: Nimrod Antal

★☆☆☆☆ Pésima

"¡Vaya reparto! Venga, va, tan mala no puede ser si están Reno, Dillon, Fishburne en la peli"

"Oye, qué bien empieza, jeje, está bien."

"Me gustan los personajes, cómo se relacionan, etc."

"Oh, ¿y esto? Pero… ¿y cómo hace?"

"¡Anda ya! ¿Y este final?"

Estos son algunos de las frases que intercambiamos un amigo y yo mientras la veíamos. El film empieza bien. Da la impresión de que nos contará una historia normalita y corriente de atracos. Se ve venir lo que va a pasar, pero nunca podemos sospechar con ese arranque que la película se desplome de semejante manera. La primera media hora es decente, pero en el momento en el que todo se desmadra es cuando se supone que empieza el meollo de la peli. Todo al traste.

Es un plan sencillo que se complica, pero a lo grotesco. Personas que en teoría saben lo que hacen en realidad no son más que gorilas improvisando y haciendo absurdos que se vuelven más absurdos gracias a un guión que no se salva por ningún lado.

Una película que empieza con unos personajes interesantes y variopintos termina con unas caricaturas cuyo destino hasta hace gracia, incluyendo la muerte de unos cuantos.

Pero la razón de semejante absurdo de película viene al final, en el nombre de su director: Nimrod Antal. El que parió ese absurdo de Habitación sin salida y autor de los 10 minutos que pude ver de Predators, la cual me negué a seguir viendo. No pierdas el tiempo.

Lo mejor: El comienzo
Lo peor: Las situaciones absurdas durante el asalto
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 23 diciembre, 2010

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.