Tres actores dan forma a una historia mordaz, humana y emotiva que remueve temas como la religión, la violencia doméstica o el suicidio. Inagotable actuación de Heikki Nousiainen como cura anciano invidente.

★★★★☆ Muy Buena

Cartas al padre jacob (postia pappi jaakobille)

El mejor cine finés es el social y humano con puntadas de humor gris casi negro. De intensa fotografía, la trama camina lenta por un pequeño escenario en el que somos testigos de la historia de Leila, una mujer condenada a muerte que recibe el indulto y se convierte en la asistenta del Padre Jacob, un cura invidente de pueblo que busca a alguien para responder las cartas que le envía gente con sus problemas.


Tres es un número idóneo para un elenco de actores que prácticamente devoran la mayor parte de los fotogramas. La ex presidiaria, el cura, y por supuesto el cartero. Cada uno aporta con su personaje una pieza fundamental a este puzzle paisajístico y mordaz.


El anciano actor Heikki Nousiainen es un pasaje de caras y gestos, de esos actores que podrían dar una película a base de primeros planos. Su ‘Padre Jacob’ es entrañable, débil, confuso, esperanzador, inquieto y todopoderoso en su campo. Leila, interpretada por Kaarina Hazard es una mujer de carácter masculino con una personalidad ruda pero un interior intrigante. Ambos se van perdiendo en su propio laberinto interior mientras que el cartero visita la escena de vez en cuando como un pajarillo divertido que se asusta por la nueva visita del Padre Jacob.


El tema rompe barreras de sensibilidad de manera sutil, hasta dejar al espectador al final del film sin ninguna coraza. Es un debate para el espíritu, que remueve temas como la religión, el suicidio o la violencia doméstica.

publicado por Miguel Ruiz Manzano el 23 diciembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.