Un thriller al uso, bastante típico pero muy efectivo. Tavernier juega con los elementos más clásicos del género sin nunca llegar a pervertirlos pero realizando un trabajo bastante apreciable. Interpretaciones magníficas.

★★★☆☆ Buena

En el centro de la tormenta (in the electric mist)

Los thrillers rurales son un buen entorno para contar historias macabras pero a la vez muy sensatas y honestas. Suelen tirar de personajes que están muy arraigados a la cultura y lugar al que pertenecen y, además, son un espacio muy que resulta siempre muy cinematográfico.

El caso de EN EL CENTRO DE LA TORMENTA es un buen ejemplo de un cine hecho con una intención de éste tipo, pero en el sentido más básico, ya que la película no pasa de ser una sencilla historia de un poli bueno buscando a los asesinos malos. Y aun siendo así en ningún momento trata de ser lo contrario, algo que podría haber sido bastante fácil. 

La película se estrena en nuestro país con cierto retraso, lo cual podría ir en su contra, pero al no haber sido una cinta de gran éxito ni a nivel crítico ni comercial, EN EL CENTRO DE LA TORMENTA pasará por nuestras taquillas como un film más. 

Todas estas historias que se desarrollan en pueblecitos suelen tener estructuras muy similares. Siempre ocurre algo realmente horrible en un lugar en el que no suele ocurrir nada, y eso dispara una trama que se dispersa por varios puntos y hace que descubramos diferentes subtramas que son producto o son producidas por dicho hecho.

El protagonista de la historia es un policía viejo y chapado a la antigua (personaje tópico a más no poder, aunque tremendamente efectivo y cinematográfico) que debe investigar una serie de asesinatos de prostitutas acontecidos en su pueblo, que dicho sea de paso, es un lugar en un Nueva Orleans post-Katrina (lo cual, dicho sea de paso la relaciona directamente con la nueva versión de TENIENTE CORRUPTO que dirigió Werner Herzog y que no está nada mal)

Esa investigación física es una ilusión, porque la verdadera trama está tratada como una subtrama al principio dela cinta, y ese es el único punto de originalidad de ésta película. Cosa que no critico, porque últimamente la originalidad está bastante sobrevalorada, y por falta de la misma se menosprecia a cintas a las que no se debería. Pero a lo que iba, esa investigación empieza a cubrirse, en un determinado punto, por otra más importante, que afecta directamente al pasado del personaje protagonista, Dave Ribicheaux, interpretado por un soberbio, como siempre, Tommy Lee Jones. Esa historia emergerá por encima de las demás, y se convertirá en el principal impulso de una película que está construida sobre los parámetros más clásicos del cine.

Es muy importante el entorno en el que ocurre la historia, así como la velocidad a la que van las cosas en ese pueblo, y las relaciones que tienen los habitantes del lugar; punto primordial para ir desmenuzando una historia que se va presentando de una manera, en algunos casos, ciertamente lenta.

Tiene una estructura sencilla y bastante clara, sin en ningún momento tratar de revitalizar un género en el que los mejores descubrimientos ya están hechos, por tanto es bastante estúpido tratar de reinventarlo. Así la película respeta una serie de pautas que todos queremos ver, y que de algún modo facilitan el empatizar con unas constantes que vemos continuamente.

En éste tipo de películas hay algo que tiene que ocurrir por cojones, y es que el "investigador" debe tener un handicap, y en el caso de EN EL CENTRO DE LA TORMENTA ese handicap se presenta de dos maneras, una física y que es un alcoholismo bastante previsible, y otra etérea y que es una especie de guía espiritual que el protagonista sabe que es producto de su imaginación, pero que le hace perder la perspectiva con respecto al caso.

Así este hombre deberá enfrentarse a todo tipo de condiciones adversas y las encarará de una manera fría y, casi, sin inmutarse, por mucho que toquen cosas que desquiciarían a cualquiera.

La película no aporta nada especialmente nuevo, pero si entretiene y cumple un propósito cinematográfico muy honesto. Es limpia y es clara, aunque juegue con el espectador a ser ciertamente ambigua en algunos momentos, pero esa ambiguedad no está nunca disimulada, lo cual le da cierto empaque honesto a la película.

Lo mejor de la cinta son un grupo de actores en estado de absoluta gracia. Empezando por ese prodigio de la interpretación que es Tommy Lee Jones, en un personaje que parece solo puede interpretar él (cosa que consigue con todo lo que hace) y unos secundarios de lujo a los que rodean una serie de actores desconocidos que sorprenden por su naturalidad y su impresionante capacidad para retratar al pueblo sureño, con ese acento tan cerrado y extrañamente musical.

No es una película de la que uno hable continuamente al salir del cine, ni siquiera se me ocurriría comprarla en DvD, pero sí la recomendaría y, en el tiempo que estás viéndola, no piensas que has malgastado tu dinero, aunque solo sea por ver otra de las magistrales interpretaciones del genio Tommy Lee Jones.

SIGUI GROSS (TYLER) 

 

Lo mejor: Tommy Lee Jones
Lo peor: Puede hacerse un poco larga, sin serlo.
publicado por Tyler el 15 noviembre, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.