Rememorando a los viejos justicieros de los 70 y 80, con la pirotecnia propia del siglo XXI

★★☆☆☆ Mediocre

Intérpretes: Gerard Butler, Jamie Foxx, Colm Meaney, Michael Gambon, Leslie Bibb, Josh Stewart, Viola Davis, Bruce McGill, Regina Hall, Annie Corley.

Sinopsis
El film nos acerca a las lagunas del sistema judicial y a la venganza de Clyde Shelton (personaje interpretado por Gerard Butler); un hombre normal que tras haber perdido a su mujer y a su hija, decide elaborar un minucioso plan para que los culpables paguen por ello. Pero no solo los culpables directos, sino también todos aquellos que Clyde cree que merecen "un castigo" ejemplar por haber contribuido a que los asesinos no hayan pagado por sus crímenes.  A la cabeza de ese sistema judicial injusto está el ambicioso ayudante del fiscal, Nik Rice (personaje interpretado por Jamie Foxx).

Crítica
Estamos ante un thriller muy poco creíble que basa todo su atractivo en el clima de suspense que trata de mantenerse durante toda la cinta y en un duelo interpretativo entre Jamie Foxx y Gerard Butler, sin conseguir que ambas cosas se materialicen en algo digno de mención. Nos evoca al cine de finales de los setenta y ochenta en la figura del justiciero, de aquel Charles Bronson que se tomaba la justicia por su mano y soltaba mamporros por doquier, cargándose a todo "kiski", si bien, fruto del tiempo en el que nos encontramos, se recurre a una puesta en escena con métodos más refinados, espectaculares y llamativos.
Como he leído por ahí se puede ver como una mezcla de Dexter, de Michael Scofield en Prison Break y del propio Charles Bronson en su cine más recordado (incluso a un fino, elegante y mejorado Chuck Norris).
La historia ya muy agotada en el cine, sobre un hombre bueno, un ciudadano ejemplar, que sufre la pérdida trágica de su familia a manos de unos desalmados, y que tras ver como la justicia es poco menos que algo sucio e inútil, decide impartirla por sí mismo, pero introduciéndose aquí la novedad de las formas minuciosas y espectaculares del justiciero interpretado por Gerard Butler. Para colmo, el guión queda reducido a cenizas en un final exagerado, lleno de fuego de artificio y, a mi gusto, disparatado, que la hace aún menos creíble y casi desligada del resto de estándares argumentales.
Son especialmente sorprendentes y justitas de entendimiento ciertas licencias que se permiten, por no llamarlo lagunas, en cuanto a cómo se llegan a descubrir ciertos aspectos de la trama o como aparecen contactos que ayudan a su resolución. Muy cojidito con alfileres.
El duelo interpretativo de los dos protagonistas se queda en un enfrentamiento débil y falto de galones; mejor Butler que Foxx y con unas escenas de diálogos que prometían, pero se quedan en nada. Me llega a causar cierto estupor la prepotencia excesiva de los personajes.
Toda esta crítica voraz al guión, a la puesta en escena y a las interpretaciones, se pueden perdonar en este tipo de producto, cuyo único fin es hacer pasar el rato con alguna que otra sorpresa impactante, que hace que el espectador pase un rato ameno, avisando claro está, de lo prescindible de su visionado.

Nota general: 3 sobre 10.
Lo mejor: La primera hora y 10 consigue tenerte un poco enganchado a la trama, al manejarse no del todo mal en las tablas del suspense
Lo peor: Un final excesivamente pirotécnico. El duelo interpretativo apunta, pero no dispara.
publicado por Lucas Liz el 9 noviembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.