Logra angustiar al espectador, pero no es una película que horrorice, lo cual es de agradecer.

★★★★☆ Muy Buena

Los ojos de julia

“Los ojos de Julia” es una película que funciona, principalmente, porque sabe usar los recursos narrativos necesarios en los momentos precisos. Guillem Morales se ha estudiado los mecanismos del género del suspense al detalle y ello se evidencia en el relato y, sobre todo, en la puesta en escena. Por tanto, no es de extrañar que encontremos evidentes similitudes entre “Los ojos de Julia” y muchos otros thriller o películas de terror. Pero no nos llevemos a engaño: esa “apropiación” no tiene nada de negativo. De hecho, la historia de “Los ojos de Julia” cuaja gracias a ella. Sin embargo, también queda patente cierta inseguridad en aquellas escenas en las que se abusa de la música de tensión por temor a que queden cojas. En ocasiones, ese algo exagerado empleo de la música llega a chirriar y pone más nervioso que tenso.

Como también ocurre en las películas del género, Morales redondea la historia a través de personajes y elementos recurrentes. Entre ellos, destacaría la cámara fotográfica, que supone un importante nexo de unión entre el fondo y la forma, entre el qué y el cómo, entre la narración y su construcción. Esa relación se aprecia definitivamente en una de las escenas finales, tan curiosa como inquietante.

Sin duda, “Los ojos de Julia” logra angustiar, ahogar al espectador, pero, bajo mi punto de vista, no es una película que horrorice, lo cual es de agradecer. Eso sí, Pablo Derqui se esmera en hacernos temblar con su perturbada y perturbadora mirada. Lo que también desquicia –y no porque provoque miedo– es el tono pastel de la relación de Julia y su marido. Aunque puede que a los más románticos les logre emocionar.

En definitiva, “Los ojos de Julia” se vive con intensidad desde la butaca. La historia atrapa y la manera de la que ésta se narra resulta de lo más efectiva. Considero, además, que es un gran acierto que el cine español apueste por películas de tan buena factura como esta. Y es que “Los ojos de Julia” demuestra que también aquí se puede hacer cine de calidad. Una genial manera de romper con los estigmas.

Lo mejor: La envolvente puesta en escena.
Lo peor: Se pasa de romántica, sobre todo al final.
publicado por Ana Galán el 30 octubre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.