El capitalismo salvaje según Oliver Stone

★★★☆☆ Buena

Wall street (wall street)

Oliver Stone después de su gran éxito con “Platoon” en 1986 se traslada prontamente a otra selva, pero esta vez a la de cemento, donde los agentes de la bolsa que venden, engañan, espían y ganan millones sin ningún miramiento ético y en la línea de la legalidad.  Basada en los que seguramente escucho de su padre, un conocido agente la bolsa de Wall Street, la cinta de Oliver Stone se plantea  en forma ruda frente a los poderes ocultos que manejan parte de la economía mundial poniendo nuevamente el dedo en la yaga como lo ha hecho con la intervención norteamericana en Vietnam con su trilogía “Platoon”, “Nacido el 4 de Julio” o “Desde el cielo a la tierra”. O simplemente tocar uno de los temas más sensibles para los norteamericanos como lo es la muerte de JFK o ridiculizar últimamente a Geroge W Bus en la cinta “W”Su cine se basa en eso, afrontar historias y temas de gran polémica,  alcance social e histórico que queden en la retina del público, de esos  que pocos se atreven a tomar. Esta vez los ladrones de guantes blanco que operan en las sombras y que sin ningún criterio pueden borrar de la faz de la tierra a una empresa y sus trabajadores con las consabidas consecuencias.  Bud Fox(Sheen) es un joven agente de bolsa que intenta abrirse camino en Wall street, son tantas sus ansias de manejar grande scuentas que cae en las redes de Gordon Gekko (Michael Douglas), quien le contrata como agente y le desafía a que traiga novedades si es preciso incluso hacer espionaje a sus oponentes. Gekko representa el éxito, el atrevimiento y lujos y diversión, Bud cae rendido involucrándose y perdiendo su visión de quien era hasta ese entonces. Cuando Gekko le encarga una operación muy atractiva  infringe las reglas más elementales de la ética, Bud deberá decidir el camino por el que quiere seguir, la ética o el dinero fácil.  El principal merito de Stone es conseguir con un tema tan complejo un thriller con esas antiguas computadoras que nos parecían por ese entonces impresionantes, mas de veinte años después simplemente parecen juguetes. Michael Douglas consigue actuar de verdad marcando un antes y un después con esta interpretación que le valió el Oscar y Globo de Oro de 1987. Stone imprime su cariz polémico que acostumbrada a esta cinta que tiene a secundarios notables como Martin Sheen, Daryl Hannah, el inglés  Terence Stamp y Hal Holbrook. Hay que reconocer coraje de Stone de saltar con facilidad desde  la política, la guerra y la ferocidad de la economía, temas que nunca quedan ajenos y son temas que realmente  importan y que muy pocos manejan o entienden. La cámara se pasea en la bolsa raudamente, una gran edición de equipo donde los agentes reales registrados brindan un ambiente único donde Sheen se manifiesta con la inseguridad de un principiante. Por estos días se estrena la secuela 23 años después y esta centrada en los vaivenes económicos y la regulación de los mercados en la actualidad con el mismo tiburón de las finanzas Gekko. Como recomendación creo que es necesario ver esta cinta antes.  
publicado por David Lizana el 19 octubre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.