No es una película típica, ni tiene un final convencional, es refrescante, sugerente y divertida en ocasiones.

★★★★☆ Muy Buena

La historia de la película es muy sencilla, sin embargo, el atractivo reside en la química que hay entre los protagonistas, la belleza y el carisma natural de Zooey Deschanel y la forma en que la historia está narrada.

Tenemos la típica historia de amor en la que un chico tímido se enamora de una chica de su trabajo, cuando por fin consigue estar con ella, vemos los buenos momentos, los malos y cómo ella “le trata mal” hasta el último momento.

Como ya he dicho antes, la química entre los protagonistas es evidente, sin ellos la película no merecería la pena. Joseph Gordon-Levitt es un actor al que últimamente también hemos visto en Inception y Zooey Deschanel es una actriz con un encanto único y especial que va más allá de una cara bonita.

Sin embargo, no es una película típica, ni tiene un final convencional, es refrescante, sugerente y divertida en ocasiones. En cierto modo, me recuerda a la historia de amor fragmentada de Eternal Sunshine of the Spotless Mind (cuyo nefasto título español era “Olvídate de Mí”), no por la historia sino más bien por cómo se cuenta: en forma de recuerdos, de pequeños momentos cotidianos que nos definen la historia de una pareja. Aunque por lo demás las dos películas son muy diferentes, para mí Eternal Sunshine… es la historia de amor mejor contada que he visto, sin embargo 500 Days… es sólo una buena película, que no es poco.

Lo mejor: La química entre los protagonistas.
publicado por Patricia Pérez el 20 septiembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.