Un más que recomendable filme de Olivier Hirschbiegel. Un cineasta que continúa demostrando que calidad, es lo que le sobra.

★★★★☆ Muy Buena

Quien últimamente haya visto algo del renovado cine alemán, sabrá mejor que nadie que Olivier Hirschbiegel tiene en su haber sendas joyitas cinematográficas prácticamente imposibles de olvidar. “El Experimento” (“Das Experiment”, cinta que recientemente tuvo su remake estadounidense de la mano de Adrien Brody y Forest Whitaker) y la formidable “La Caída” (“Der Untergang”) fueron, son, y serán, una muestra de la indudable calidad de este excelente cineasta. Sin embargo, no fue para nada auspicioso el debut cinematográfico que Hirschbiegel tuvo en la industria Hollywoodense, haciéndose cargo de la cinta “Invasión” (“The Invasion”), un discreto filme que contó con innumerables problemas a lo largo de todo su rodaje.

Pero como la calidad y el talento rara vez se pierden, Hirschbiegel nos brinda con su última producción “Cinco minutos de gloria” (“Five minutes of Heaven”), un filme que retrata de manera muy pero muy eficaz, diferentes sentimientos y secuelas que el conflicto que se desató en Irlanda del Norte allá por los años setenta fue dejando sobres las partes involucradas, en este caso interpretadas de manera magistral por excelentes actores como lo son James Nesbitt y Liam Neeson.

La historia nos remonta a Lurgan, Irlanda del Norte, 1975, en dónde un guerra civil totalmente descontrolada se ha ido gestando con el paso de los años. Alistair Little (interpretado por Liam Neeson), es un joven de 16 años demasiado impaciente por contribuir de alguna manera en dicho conflicto, por lo cual es reclutado por la Fuerza Voluntaria de Ulster, para perpetrar un golpe contra un inocente joven católico. Alistair comete el crimen con mucho convencimiento, inclusive con la presencia del joven hermano de la víctima siendo testigo presencial de todo lo acontecido. Ya en la actualidad, y con una condena cumplida a cuestas, Alistair ha cambiado drásticamente su modo de vida.

La culpa y el peso de su crimen lo han llevado a tener un presente no deseado de soledad y abandono. Sin embargo, Alistair ve la oportunidad de redención cuando repentinamente es invitado a reunirse con el hermano de su víctima para un programa televisivo. No obstante, las cosas no saldrán como él espera y un nuevo espiral de violencia puede recién estar comenzando.

“Cinco Minutos de Gloria” es, a mi modo de ver, una pequeña gran película totalmente alejada del a veces agotador cine comercial estadounidense. Sin demasiados aires de grandeza y con la duración justa y necesaria, el filme narra de manera muy convincente las diferentes secuelas que cualquier conflicto armado puede dejar en la mente de cada uno de los involucrados. Es bastante admirable que dentro del guión se puntualice casi de manera única sobre los sentimientos y penurias de todas las partes actuantes en dicha cuestión, ya sean víctimas o victimarios.

Por eso, en algún momento del filme, el espectador podrá comprobar que ninguno de los dos personajes principales han podido llevar una buena vida a lo largo de los años, y que sin posibilidad de perdón, pues poco y nada podrán hacer para mejorarla.

Hirschbiegel entendió este último punto a la perfección y narró de manera perfecta el filme, ya sea porque los díalogos son realmente interesantes o porque lisa y llanamente la película no contiene escenas de más o demasiado fuera de contexto. El conflicto es uno, y las diferencias son muchas, las cuales se irán limando de manera muy interesante a lo largo de todo el metraje de la cinta.

En definitiva, “Cinco minutos de gloria” es una de esos filmes que comercialmente no sirven en absoluto (la recaudación en la taquilla estadounidense fue absolutamente nula), pero que por suerte para todos nosotros, siguen nutriendo nuestra querida pantalla cinematográfica, aunque sea en cuentagotas. Otra clase de cine brindada con muchísimo talento por uno de los mejores cineastas de la actualidad. Muy recomendable.

Lo mejor: Su correcta narración y sus impecables actuaciones.
Lo peor: Lo poco que recaudó en las taquillas cinematográficas.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 19 septiembre, 2010

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.