La tercera película de Chritopher Nolan esta rodada en Alaska con una de sus constantes como lo es la fuerte carga emocional de sus protagonistas

★★★☆☆ Buena

Nolan es sin duda uno de los directores de moda por estos días gracias a “Inception”, la aventura de los sueños. Acá en “Insomnio” dirigida posteriormente a “Memento” presenta un thriller más convencional pero no menos interesante y con destacadas actuaciones encabezadas por Al Pacino, Robin Williams e Hillary Swank, los tres ganadores del Oscar en “Perfume de Mujer”, “Good Will Hunting” y “Million Dollar Baby”, respectivamente. El título hace referencia al insomnio que sufrido por el protagonista (Pacino) debido tanto a las interminables horas de luz que hay en el pueblo. Es un prestigioso detective que recibe el encargo en una ciudad de Alaska que vive un fenómeno estacional de 24 horas de luz. Allí ha ocurrido un horrendo crimen de una conocida joven con ribetes llenos de misterio. Asiste acompañado de un compañero. Carga con una fuerte presión por acusaciones de corrupción. El aislamiento, la inexistencia de la noche y la presión de un astuto asesino son pruebas más que suficientes que no podrán sobrellevar de buena forma el policía, asunto que estalla cuando su compañero recibe un balazo accidentalmente en la niebla y el asesino decide asediarlo para culparlo. Una fuerte corriente emocional del personaje encarnado por Al Pacino llega mucho. El veterano entrega uno de sus mejores trabajos desde “El padrino” y “Perfume de mujer”. Asombra verlo desganado, ojeroso y pálido pendiendo solo de su instinto de sobrevivencia en que basa su cuestionado personaje. La atmósfera creada por Nolan se nutre de las partituras de David Julián,  que nos sumergen sutilmente  en un pantanoso y oscura trama policiaca, tan seductora como inquietante con una historia muy bien trenzada, tensa y compleja, solo como Nolan lo sabe hacer, sabe deleitar a los que esperan un filme de esta categoría con  secuencias de tiros sobre un lago y una fuga entre los troncos que corren por el río, que son muy notables. El paisaje se presta para originalidades en este aspecto visual. El blanco de la nieve va tiñéndose de rojo paulatinamente, un mensaje claro de la mancha que hay en el pueblo donde ha ocurrido un crimen.  En “Memento” el policía tatuaba su cuerpo con pistas porque sufría de memoria de corto plazo, acá en contraparte Will Dormer, Pacino, es un hombre que recuerda demasiado y lo mantiene con insomnio. La cinta es un remake de una buena película de 1997 protagonizada por Stellan Skarsgard en Noruega. Imperdible cine realizado antes que el director tomara la factoría de Batman.
publicado por David Lizana el 18 agosto, 2010

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.