Antoine Fuqua (Día de Entrenamiento) vuelve a reincidir con otra de cinta de hombres rudos situados en una sucia calle donde incluso la policía duda de su rol.

★★★☆☆ Buena

Brooklyn’s finest

Creo que al ver esta cinta los chicos que tienen vocación policiaca al menos se replantearán su intención.  La historia se basa en el seguimiento a la vida de tres policías bien distintos entre si, pero que tienen en común ser de Nueva York, específicamente en Brooklyn. Todo ello situado en una espiral descendente cuyo punto en común es la incomodidad que esta generando ser un hombre de la ley cuando ven desmoronarse su propia vida y la de sus seres queridos.   Sal(Ethan Hawke) es un policía católico perteneciente a la unidad de narcotráfico, tiene a su esposa enferma, embarazada y dos nenas que alimentar. El dinero no le alcanza y debe recurrir a actos corruptos para hacerse de  dineros ilegales captados en su ronda. El riesgo es bastante alto.  Eddie(Richard Gere), es un patrullero honesto e inestable que le queda solo una semana en la estación y no se ve como civil, pero le entregan como última misión patrullar con jóvenes recién egresados que son bastante inquietos y problemáticos. Por último Tango, interpretado por Don Cheadle(Traffic), es un policía encubierto sumido en el mundo del narcotráfico a gran escala que quiere recuperar su vida pronto ya que esta sufriendo una profunda crisis de identidad. Es un film bastantes sobrio, bien actuado, de buena factura técnica que no defrauda a los amantes de el suspenso y las balas. El hilo conductor es el narcotráfico que abarca la vida de sus personajes que deambulan en una compleja cornisa frente al peligro de vivir en la calle con gente que no hace más que envenenar al resto.  Para destacar personajes secundarios que aporta están Wesley Snipes como narcotraficante, sin estereotipos logra un destacado rol que no se le veía hace mucho tiempo. Lyli Taylor y Ellen Barkin don actrices que otorgan ciertos equilibrios con sus escasas apariciones. Antoine Fuqua realiza un ejercicio cinematográfico arriesgado, tratar de enlazar las tres historias, lo cual consigue con altos y bajos pero lo solvente de su elenco, y ambiente de inseguridad que proyecta, le permite entregara una película con mucho aplomo y personalidad, cargada de ansiedad y dolor en las sombrías calles de Brooklyn. La raza negra no queda muy bien parada ya que dentro de los narcotraficantes casi el cien por ciento es de color. La apertura, el diálogo entre policía y un maleante sencillamente notable. Fuqua deleita a sus seguidores con este film que podría ser la segunda parte de otra destaca película “Día de entrenamiento” que dirigió el 2001 y donde obtuvo el Oscar Denzel Washington.  
publicado por David Lizana el 23 julio, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.