El querido ogro se despide con una angustia de mediana edad pero sin dejar de lado su tono festivo y aventurero que le guarda un sitial de respeto en la animación de la última década

★★★☆☆ Buena

Shrek: felices para siempre

Hace casi una década Shrek del estudio Dramwork, donde es accionista Steven Spielberg, asombró al mundo con una arriesgada y novedosa apuesta animada en la cual se mofa sin descaro de los cuentos infantiles tradicionales, ridiculizándolos al máximo con parodias y gags que hacen reír de buena gana a grandea y chicos. Pues bien el otro hito es que fue en la primera cinta en ganar el Oscar animado y ha sido una franquicia a hora en sus cuarta cinta de ha recaudado la no despreciable suma de millones de dólares. Ahora Shrek en su cuarta entrega y final, después de casarse y tener hijos, se despide y lo hace de la forma que lo vio nacer, con mucha festividad y gags pero no se puede dejar de lado el acento lleno de angustia de mediana edad que asoma en el ogro y con una entrega de muchos aprendizajes relacionados con respetar tu entorno familiar sobre todo. Esta vez el ogro esta domesticado y comienza a tener serios problemas con lo cotidiano, como mudar  a sus bebes, dormir hasta tarde y arreglar el resumideros.  Comienza a tener la sensación de perdida de sus libertades e incluso se convierte en una atracción turística para los habitantes de la ciudad como un ser que alguna vez fue temible. Ello comienza desgastarle, entonces decide abruptamente que necesita un espacio propio como antaño  pero como nada resulta como se planea. Aparece en su camino el malvado Rumpelstiltskin que le ofrece un trato se ser el Shrek temible de antaño y libre solo canjeando un día de su infancia. Obviamente todo es un engaño y el ogro aparece en un mundo alternativo donde sus amigos no lo conocen, ni tiene a su  familia y, deberá luchar por conseguirlos o perderlos para siempre.  Burro acá es un animal de carga y el gato con botas en ese mundo es un obeso y domesticado felino.   La animación es sensacional, asimismo el tono humorístico que nunca falla en esta saga que  permanece intacta en su afán de agradar a los padres acompañantes. Se nota el desgaste,  que es evidente después de cuatro entregas, pero son tantas las aventuras, las peleas y los chistes que disimulan súper bien dichos falencias con referencias a la cultura pop, parodias que de seguro fueron captadas por los realizadores que decidieron a buena hora guardar al viejo Shrek y dejarlo como un hito en la animación. La banda sonora incluye secuencias musicales de connotados "The Carpenters" hasta los mismisimos Beastie Boys con ‘" Sure Shot" quizás uno de los momentos más hilarantes.  
publicado por David Lizana el 15 julio, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.