Una historia de obsesiones y musas que homenajea al cine enfermizo

★★★☆☆ Buena

Un director de cine que se mantiene actual más por sus polémicas políticas que por sus películas puede provocar, y con razón, odios y amores más allá de su talento como cineasta. Y ciertamente Almodóvar es un director icono del cine español que ha hecho grandes cosas y grandes bodrios. Con el paso del tiempo el rebelde se ha vuelto más sofisticado y poético, visualmente más aséptico y argumentalmente menos retorcido y más exótico.

Los abrazos rotos es una película sobre el mundo del cine. Es la excusa perfecta para escribir personajes extravagantes y raros, apasionados y miserables. Una historia de obsesiones y musas que homenajea al cine enfermizo.

El elenco de actores está bien escogido. La que más chirría por sobreactuada es, como casi siempre que trabaja, Blanca Portillo, sin embargo los demás actores están muy convincentes. Hasta Penélope Cruz, a la que el director saca provecho para su historia de obsesiones.

El punto más almodovariano lo pone un fragmento de una película ficticia, inicialmente vendido como cortometraje en el que participan Cruz y Machi. Lo más divertido de la película y un contrapunto que tal vez quiera dejar ver que Almodóvar sigue teniendo esa vena que le hizo famoso.

Lo mejor: El fragmento entre Machi y Cruz
Lo peor: Alguna poesia forzada de mas
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 26 junio, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.