Si una muñeca hinchable cobrara vida, ¿cómo reaccionaría ante el mundo? ¿Y el mundo ante un ser pensado como un juguete sexual? El cine japonés vuelve a hacer poesía de una cruda historia y saca de la caja una actriz principal sobresaliente.

★★★★☆ Muy Buena

Una mañana cualquiera, la muñeca hinchable de Hideo consigue un corazón y sentimientos y sale a la calle para darse de bruces con un contexto que la creó como una sustituta de placer. Los encuentros entre la muñeca y el mundo son brutales, convirtiendo al film en una sucesión de pequeños grandes momentos para un objeto que acaba de nacer como ser vivo, para lo bueno y para lo malo.


La manera en la que Nozomi va humanizándose con cada paso que da es un espectáculo de alta sensibilidad. Cada movimiento, reacción o gesto esta cuidado al mínimo detalle. La actriz surcoreana Bae Doona realiza un trabajo sublime, explorando más allá de la torpe coreografía robótica de un muñeco que imita a una persona pero sin llegar a pecar de ser totalmente humana.


No se corta el director Hirokazy Koreeda a la hora de mostrar y demostrar el óxido que provoca en la sociedad nipona la sociofobia y desconfianza hacia las otras personas. Pero cada persona vale, cada personaje cuenta y afecta tanto a la trama como al carácter en proceso de la muñeca hinchable. Su ingenuidad se pelea con el hambre de conocer la esencia humana, pero aporta algo en cada momento a esos seres que llevan toda la vida en un mundo en el que ella acaba de nacer.
publicado por Miguel Ruiz Manzano el 18 junio, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.