¡Ese mono con cámara acaba de mear, masacrar, escupir y transformar mi obra maestra el Retrato de dorian gray en un amasijo de escoria cinematográfica!

★☆☆☆☆ Pésima

¡Atención! ¡Noticia bomba! ¡Es verdad que los zombis existen! Se acaba de descubrir el cadáver andante del escritor Oscar Wilde. Las autoridades que detuvieron al escritor sacaron una pavorosa conclusión cuando el otrora genial novelista confesaba sus razones de profanar su descanso.

¡Déjenme masticar el cerebro del director Oliver Parker! ¡Ese mono con cámara acaba de mear, masacrar, escupir y transformar mi obra maestra el Retrato de dorian gray en un amasijo de escoria cinematográfica. No sabemos cómo continuara la historia. El tal Parker se encuentra perdido, seguramente rezando para que no recaiga la venganza sobre un hombre que simplemente no se encontraba a la altura de adaptar tan extraordinaria obra.

Lo cual resulta algo sorprendente, pues no lo hacía del todo mal con la “Importancia de llamarse Ernesto” donde ya contara con el gran actor Colin Firth. Para la ocasión despoja todo el sentido literario de la obra, desaprovechando un guión que ya lo tenía prácticamente fabricado. Desaprovechar esa narración por un guión tan vacuo es realmente jugar a caballo perdedor. Desde luego que el personaje de Dorian Grey es un bombón para cualquier actor, ofrecérselo al Caspian de las crónicas de narnia, un Ben Barnes con la misma expresividad de un molusco, es prácticamente suicidarse.

Después se sigue con los descalabros, la ambientación de la narración original es colorida. Llena de descripciones florales, una estética alegre. ¿A qué viene esa casa tan austera? La fotografía pasa de colores lúgubres a otros pintorescos sin que en ningún momento refleje lo ocurrido en escena. El vestuario y caracterización de la época es muy pobre. Por la cara se nos inserta un carrusel de sexo de segunda fila cuando en otras adaptaciones sólo se sugiere. El Dorian Gray se adscribi casi igual al personaje de Paco Martínez Soria de en la ciudad no es para mí. ¿Desde cuándo Gray es un pueblerino necio? Nunca fue un hombre inocente que es manipulado por Lord Henry. Sabía bien lo que hacía y fue él mismo el que rogaba a Henry ser su aprendiz. Vamos que transformar de esta forma un mito de la literatura es abominable.

Todo lo demás es solamente un culebrón que transita desde el aburrimiento a la incredulidad de una cámara que nunca logra estampar un plano adecuado. Vuelve a salvarse el gran Colin Firth que aporta al menso sus enormes tablas en un conjunto horroroso.

Lo mejor: Colin Firth.
Lo peor: Todo lo demás.
publicado por Andrés Pons el 9 junio, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.