Es una lección magistral de lo que un buen guión puede hacer con muy pocos elementos. Elementos, por demás, encerrados en un decorado simplicísimo: casi toda la película tiene lugar en un pequeño descampado. Podría ser hasta una obra de teatro.

★★★☆☆ Buena

Imaginaos una película de típico grupito de jóvenes de excursión; clásico viaje a una tierra desconocida, subdesarrollada, donde conocen a un individuo del que no deberían fiarse pero se fían dejándose arrastrar a algún sitio (Hostel, Borderland, Turistas…). Imaginaos el trillado tema de terror entre ruinas exóticas, las pirámides, los bichitos que se meten por el cuerpo, como en La momia.

Y, además, intentad imaginar un argumento tan chorra como el de unas plantas asesinas. Pues sí, reunid todos estos elementos, agitad la coctelera y temblad. ¿Qué puede salir? ¿Algo tan túrpido como la serie El día de los trífidos, de la BBC? Pues hubiera podido ser pero, por fortuna, el talento del director lo evita. Además, las interpretaciones de los actores son notables y contribuyen a que nos creamos que esas plantas diabólicas se mueven, estrangulan a las personas y las poseen. Incluso nos creemos que las flores pueden aprender a mimetizar el sonido de un teléfono o de una voz humana.

Me recordó a La invasión de los ultracuerpos (1978), sobre todo por la atmósfera mefítica, los olores putrefactos, las metamorfosis del cuerpo humano y, en general, la idea de que una fuerza de la naturaleza desconocida tome el poder, prácticamente mientras dormimos. Los efectos especiales son pobres, pero también en eso el talento tanto del director como de los actores se bastan para que no haya problema.

Es una lección magistral de lo que un buen guión puede hacer con muy pocos elementos. Elementos, por demás, encerrados en un decorado simplicísimo: casi toda la película tiene lugar en un pequeño descampado al aire libre. Podría ser hasta una obra de teatro. Memorables algunas escenas, como la que protagoniza la chica rubia, cortándose con un cuchillo para tratar de arrancarse al invasor que se le ha metido dentro.

Sólida, resultona, impactante y rodada con buen pulso. Sin ser Las ruinas una obra maestra, la inmensa mayoría de producciones del género de terror que salen en cartelera tienen muchísimo que envidiarle.

publicado por Francesc Canals Naylor el 3 mayo, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.