Salvando la simpleza de un guión y algún personaje extrañamente reciclado como el simpático cocodrilo es sin duda un regreso lógico aunque complaciente de los príncipes encantados.

★★★☆☆ Buena

Tiana y el sapo

Teniendo en cuenta Disney se despidió de la animación tradicional con la zafia “Zafarrancho en el rancho” parecía de recibo quitarse la espinita dejada por tal triste producción con una especie de retorno a los clásicos en forma de princesa utópica Disney.

Tiana es una jovencita de clase baja con sueños muy altos. Vive en Nueva Orleáns y está rodeada de Jazz. Sabe lo que es el trabajo duro a pesar de que una de sus mejores amigas es una pija rica y blanca. ¿Os hemos mencionado ya que la nueva heroína de Disney es de color? Pues sí, la primera princesa Disney negra llega junto con el advenimiento del presidente Obama como reclamo exótico a pesar de que paseará poco su aspecto humano para conseguir salvar a un déspota y arruinado príncipe venido a menos.

Disney recurre a lo de siempre, una historia sencilla, con amor y desgraciadamente con demasiadas canciones que además en su versión española consiguen convertirse en un amalgama melódico que mezcla a Gurruchaga con King Africa.

¿Es Tiana y el sapo un buen retorno a los clásicos Disney? La corrección de la película y su tendencia a lo políticamente correcto cuadra a la perfección con al tendencia blanca de la marca infantil aunque el toque negro del villano y los tonos de su música sorprenden un poco (como ya lo hicieron Los Aristogatos). La animación tradicional se nota algo artificiosa en esta época en que la animación 3D es capaz de sustituir a la realidad de forma casi perfecta. Salvando la simpleza de un guión y algún personaje extrañamente reciclado como el simpático cocodrilo es sin duda un regreso lógico aunque complaciente de los príncipes encantados.

Lo mejor: Agradará a los amantes del cine de tópicos.
Lo peor: Su aberrante doblaje y sus cantantes españoles.
publicado por Ana Belén Pacheco el 12 abril, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.