La acción tarda en arrancar pero una vez que se lanzan a rodar las versiones caseras, la diversión se dispara y un aficionado al cine no puede dejar de sonreír con el cariz que va tomando el desarrollo del guión.

★★★☆☆ Buena

Rebobine, por favor

Tan original como descacharrante me parece la premisa argumental de esta película. Dos amigos y encargados de un videoclub de cintas VHS, borran por accidente el contenido de todas las cintas, por lo que deciden volver a rodarlas con medios caseros para alquilárselas a los clientes del barrio. Además, la realización funciona, porque sus remakes se convierten en inesperados éxitos y reciben encargos para seguir con su labor.

Del director Michel Gondry recuerdo con interés Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Olvídate de mí, 2004) y cómo insufrible La science des rêves (La ciencia del sueño, 2006). Con esta nueva obra ha vuelto a ganarme como espectador, sobre todo por las divertidas secuencias en que Jack Black y Mos Deff, van recreando films cómo Los cazafantasmas, King Kong o 2001. Además, también son parte del reparto, los veteranos Mia Farrow y Danny Glover; y Sigourney Weaver en un corto papel.

La acción tarda en arrancar pero una vez que se lanzan a rodar las versiones caseras, la diversión se dispara y un aficionado al cine no puede dejar de sonreír con el cariz que va tomando el desarrollo del guión. También me gusta esa pelea que se plantea entre el formato analógico y el digital, entre las viejas cintas VHS y el formato DVD, y entre los cutres efectos especiales que inventan en comparación con los sofisticados de las películas originales.

La pena es que todo sea llevado en un tono de comedia que a veces baja el listón a pesar de que a mí no deja de hacerme gracia, salvo en contadas ocasiones. Para rematar finaliza con una bonita escena a lo Frank Capra por su sentimentalismo social, pero sublime en el que se revela cómo un sentido homenaje al séptimo arte.
publicado por Xalons el 22 febrero, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.