Si me permiten citar la regla 32 “Disfruta de las pequeñas cosas”. Esta película ayuda de buen grado a disfrutar de un rato agradable, a lo mejor incluso demasiado corto.

★★★★☆ Muy Buena

Bienvenidos a zombieland

Seamos sinceros. Si hay una película sobre Zombies que obligue a reírse del género ha sido y será siempre Zombies Party (Shaun of the dead). Por eso ver cualquier otra película con mala leche y humor obliga a echar mano de la memoria histórica y compararla con la gloriosa cinta británica que colocó a Simon Pegg y sobre todo al director Edgar Wright en el olimpo de los gamberros de la tierra de la eterna neblina.

Por eso sorprende que desde América llegue lo más parecido a un notable en lo que a zombies se refiere con un planteamiento original, un elenco decente, un presupuesto considerable, un guión con mala uva y algún cameo digno de mención que se puede convertir en el Spoiler de la película.

Paul Wernick y Rhett Reesehan creado la vida “y normas” de Columbus, un inadaptado social amante de los videojuegos que tras el Apocalipsis zombie decide encaminarse a su hogar para saber si su familia (con la que no hace muy buenas migas) siguen vivos o se han convertido en caníbales con ganas de desayunar cerebros. Su vida se rige por una serie de normas (por supuesto ampliables) para sobrevivir a los incesantes ataques zombies, las seguirá a rajatabla hasta que se encuentra con Tallahassee, que le arrastra hacia la destrucción de su esquema de supervivencia en su búsqueda desesperada de twinkies. Por el camino el pequeño grupo se ampliará con las desvergonzadas Wichita y Little Rock dando un poco de alegría y emociones a sus tristes vidas.

La cinta se estrenó en España el día de navidad, lo cual siempre es un guiño divertido para cualquier amante del género y venía precedida del Premio del Público 2009 de Sitges, que normalmente suele tener más brío y contundencia que el de los expertos del mismo. Por eso las expectativas puestas en Zombieland eran altas y difíciles de cumplir. Pero a pesar de nuestras iniciales reticencias hay que rendirse a esta notable comedia terrorífica con poco contenido pero gloriosos gags cómicos.

Bienvenidos a Zombieland es una gamberrada para lucimiento de Woody Harrelson, un actor desigual en sus elecciones y siempre desaprovechado en su bis cómica que en esta ocasión mezcla su habitual estilo brutote con una desternillante tendencia al salvajismo. Sus escenas dan el contrapunto ideal a una tendencia enfermiza hacia el romanticismo americano que empaña un poco el acabado de esta cinta con mucho gore divertido y alguna escena memorable de la mano de los cameos más ingeniosos.

Si me permiten citar la regla 32 “Disfruta de las pequeñas cosas”. Esta película ayuda de buen grado a disfrutar de un rato agradable, a lo mejor incluso demasiado corto.

Lo mejor: El impresionante “actor invitado”.
Lo peor: Su autoconciencia de parodia y la tendencia al romanticismo de quinceañeros.
publicado por Ana Belén Pacheco el 15 febrero, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.