Brothers

 

 

En su día, Jim Sheridan y Daniel Day-Lewis formaron una inmejorable pareja. Regalándonos títulos como Mi pie izquierdo, En el nombre del padre y The boxer. Dejando muy alto el listón, una prueba difícil de superar, tanto, que tan solo uno de los dos lo ha conseguido. Jim, el irlandés más socialmente comprometido, productor de Paul Greengrass en Bloody Sunday, no ha sabido evolucionar con la edad, repitiendo lo mismos temas una y otra vez, sin aportar frescura ni enseñar nada nuevo. Cayendo en una espiral de autosatisfacción, en cierto modo admirable, cansando al espectador exigente pero cumpliendo con los amantes del drama sencillo y lágrima fácil. Fiel a su estilo, presenta Brothers, un deja-vu apetecible, gracias en gran medida, a un reparto con nombre.

El film, enmarcado en el drama familiar con trasfondo bélico, es un remake de la cinta danesa de Susanne Bier con idéntico nombre. Por un lado, tenemos al hermano bueno, el héroe Sam Cahill (Tobey Maguire); el reservado padre de familia norteamericana, un cabezabote que ante todo ama a la patria. Un ejemplo a seguir. Por otro, el hermano malo, el expresidiario de buen corazón Tommy Cahill (Jake Gyllenhaall); la deshonra de la familia, un viva la vida que sobrevive de las chapuzas. En medio, la esposa del primero, Grace Cahill (y siempre atractiva Natalie Portman). La guapa mujer del quarterback. Un trío en armonía que entrará en desequilibrio cuando a Maguire lo den por perdido en un accidente de guerra. Sipnosis que suena…

Sin entrar a comparar, principalmente porque no he visto la original, la actual Brothers tiene un grave problema. Nace herida de muerte. Con un guión que recuerda a tantas que ofrecieron tan poco; Pearl Harbor o la reciente mamarachada de Triage; son algunas de las malogradas muestras, en las que desaprovechan un planteamiento tan duro como es ir a la guerra; perder a tus compañeros, tu mujer y la cabeza. Nada nuevo en el horizonte, ninguna innovación en una película en la que hasta los actores fallan. Honrosa excepción Maguire, que mejora paulatinamente, de menos a más, con el desarrollo de la trama. Tarda en encajar, probablemente porque desde el principio tiene un desmejorado aspecto físico que no calza bien con el personaje que intenta representar. Toma sentido en la incomoda vuelta a casa, donde desorientado es rechazado por su familia, empujándolo a la psicosis y esquizofrenia, bien representadas en los momentos de mayor dureza. La reunión familiar o la escena final están pensadas para el lucimiento, Tobey no las desaprovecha.

No podemos decir lo mismo de Gyllenhaall y Portman, que desempeñan papeles menores de mayor duración en pantalla. Natalie no transmite absolutamente nada, sin saber que hacer, se limita a ser el plato de la discordia, una musa mal guiada y escasa de ideas, un desarrollo lineal del personaje que podría haber aportado más vivacidad a la trama. Jake cumple con un papel apto para cualquier otro actor, un personaje que empieza con fuerza y apenas evoluciona. Eso sí, sorprendente la capacidad de la niña Bailee Madison, dando vida a la hija mayor de los Cahill, aportando un interesante punto de vista, el de los niños. Pequeños incomprendidos que sufren a su manera un problema poco recomendable para esas edades. Buen acierto. Como también lo es la interpretación de Sam Sherpard, un estricto e imparcial padre. Una ecuación en la que los actores principales restan y los secundarios suman.

Dentro de lo personal, reconozco que me da tirria esa conexión happy-irlandesa, en la que Sheridan vuelve a contar con los pesados de U2, incluyendo otro de sus repetitivos y empalagosos temas dentro de la banda sonora. ¿Todavía no hemos pasado los ochenta? Demasiada monotonía…Nada que decir de la fotografía.

Sin pasar a la historia, se deja ver en versión original, con más pena que gloria.

 

Lo mejor: Un reparto donde se reivindican los secundarios

Lo peor: Que ya está vista.

 

Nota: 4

 

Lo mejor: Un reparto donde se reivindican los secundarios
Lo peor: Que ya está vista
publicado por Ñete Rodriguez Peña el 14 enero, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.