El guión respeta la esencia lo escrito por Howard añadiéndole un estilo pulp cercano al comic otorgándole un conjunto ciertamente encantador.

★★★★☆ Muy Buena

Salomon kane

Robert E. Howard es mundialmente conocido por su creación de Conan. El guerrero que pasa su existencia vagando por inhóspitas tierras repletas de toda clase de criaturas a las que tendrá que hacer frente. Otro de sus personajes comparte afinidad de puntos en común, me refiero a Salomon Kane llevada a puerto por el interesante Michael J. Basset que ya demostrara moverse bien en ambientes sórdidos llenos de suciedad con “Deatchwan” contando con el protagonista de la serie “Roma” un perfecto James Purefoy bien acompañado por el exorcista Max Von Sidow y Pete Poslethwaite al que recordaremos como padre de Daniel Day Lewis en el filme “En el nombre del padre”.

Espectáculo de aventura clásica, espada y brujería que tiene su máximo punto en común con la comentada “Conan el bárbaro” con cierto regusto en lo que a criaturas se refiere al señor de los anillos. Lo más destacable es su sucia atmósfera de la que el realizador demuestra ser todo un especialista. Tétrica, opresiva, llena de apuntes bellos en ciertos paisajes sin olvidar su carga terrorífica y las escenas de acción excepcionalmente rodadas.

La fotografía es su máximo apoyo dotando al producto del empaque necesario en lo que a parajes sombríos se refiere, el vestuario cumple su función, siendo los decorados todo un acierto además de una banda sonora que acompaña con partituras acertadas todas las vivencias del héroe en pos de liberar a Inglaterra de las fuerzas del mal.

El guión respeta la esencia lo escrito por Howard añadiéndole un estilo pulp cercano al comic otorgándole un conjunto ciertamente encantador. Su peor punto en contra es ese final tan abrupto. Déjense llevar por buen cine de aventuras con gotitas de terror que resulta ciertamente recomendable.

Lo mejor: Su atmósfera.
Lo peor: Su abrupto final
publicado por Andrés Pons el 5 enero, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.