Sólo los fanáticos de esta serie pueden apreciar este mega churro cinematográfico.

★☆☆☆☆ Pésima

Luna nueva

Sólo los fanáticos de esta serie pueden apreciar este mega churro cinematográfico.

El filme se hubiera llamado mejor:  el pretexto,  la excusa, el prietito del arroz o algo parecido que evoque que esta secuela tenía el único fin  de sacarle al público tantos millones de dólares como sea posible. Y vaya que si fue un exitazo con tantos seres humanos atraídos por el morbo de conocer que es lo tiene tan emocionadas a las damas.

Si Twiligh era la historia de una amor prohibido con sus momentos tolerables, esta en la historia de la piedra en el camino donde todos los defectos de la primera parte se magnifican al grado del hartazgo.

Cuando  Edward (Robert Pattinson) le llega el veinte del daño que le puede ocasionar él y su familia, decide abandonar el supuesto amor de su centenaria vida.  Es entonces cuando se desborda el drama en Bella (Kristen Stewart) con todo y su fastidioso rostro de adicta al amor y comienza a realizar actos estúpidos porque es la única forma en que puede ver a Edward,  aunque sea en su forma gasparinezca (más pálido ya no es posible ).

La mitad de la película  involucra a Jacob (Taylor Lautner) hambriento de atención. Pero para hacer las cosas más interesantes él también tiene un secreto del cual toda la audiencia ya conoce pero nuestra tonta protagonista lo ignora. Entonces tenemos de nuevo otra vez escenas en donde Bella tienen que ahora descubrir la naturaleza de Jacob y su pandilla de amigos durante una tercera parte de la cinta.  Nada tan interesante como lo fue en su momento cuando Bella descubrió a los vampiros.

Ya para entonces pasaron noventa largos minutos en donde lo único que suceden son transformaciones inútiles de hombre lobo y una vampiresa vengativa que no hace más que vagabundear por los alrededores.

Las acciones de los personajes no convencen, no existe ninguna fuerza en sus decisiones. Cuando la abandona Edward es como si derepente hubieran prendido un swich y lo obliga a largarse para después aparecer en Italia por que no contestó el teléfono Bella y cree que esta muerta. Jacob cuando se transforma también decide abandonar al bizcocho que persiguió por tanto tiempo. ¡Vaya que forma de crear tensión!

Taylor Lautner se habrá esforzado demasiado en su físico pero su actuación es de lo más plana. Un niño haciendo berrinche es más convincente que los tapujos que realiza cuando le rompen su corazoncito. Ni que decir de los protagonistas que actúan como si estuvieran en constante dolor por no poder convencernos de su amor imposible.

Lo único que vale la pena y por lo que me animaría a ver la tercera parte, son lo Volturi. Por fin, existen personajes capaces de amenazar el dúo melancólico en su búsqueda de la felicidad. La simple presencia de  Aro (Michael Sheen) y  Jane (Dakota Fanning) le da importancia a la trama que tanto requiere. Tampoco hay que traicionar la esencia de la novela romántica con escenas de acción  pero si van a existir piedras del camino que sean del tamaño de lo fantástica de la historia y no berrinches que te hagan saltar de un acantilado.

Lo mejor: Los Voltari
Lo peor: Todo lo demás
publicado por Cristobal Cabral el 22 diciembre, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.