Emmerich se ceba en las muertes de la gente tanto, que al final no nos importa un pimiento quien la diñe, y es que, en “El coloso en llamas” la gente se moría y nos daba pena, aqui nos importa un pepino.

★☆☆☆☆ Pésima

2012

Vuelve Roland Emmerich, el tío que nos trajo a Godzilla, y reventó las taquillas de medio mundo con “Independence Day”, y el cual, los críticos fueros a machete con “10.000 BC”, personalmente, este, su último trabajo me parece igual de risible que su cinta anteriormente citada, triunfando unas semanas en taquilla y luego cayendo en el más risible de los olvidos. 

Un flaco favor le hace su duración, 2 horas y media, para una película a la que le sobra casi una hora, y que recortando planos estúpidos podía haber durado un tiempo Standard, aunque claro, eso al director no le hubiera gustado tanto, y es que, en este tipo de cine de entretenimiento y “palomitas” o uno está 2 horas y pico con el culo en el asiento o le sabe a poco el dinero invertido en ello. 

Estamos ante una cinta de catástrofes, donde vemos (y casi sufrimos) la destrucción de medio mundo, por no decir del mundo entero, y donde una vez mas Emmerich se ceba con el mundo occidental y no con el oriental (mucho acojone ha producido el rollo de las caricaturas de Mahoma al director…). 

De nuevo tenemos a John Cusack en un papel donde hace de…. ¡John Cusack! Y es que, este actor, al igual que otros muchos, tienen colgado un “san benito” del que es difícil librarse, le acompañan actores y actrices de lo mas variopinto, por ejemplo Amanda Peet, que parecía que iba a despegar en la gran pantalla y a la que hemos vuelvo a ver encasillada como partenaire del protagonista u Oliver Platt aquí como el villano de turno, además, ya sabemos que, en este tipo de cintas los americanos son siempre salvadores del mundo, aunque esta cinta tal vez eso sea un “daño colateral”. 

Por cierto, la aparición (o el singular papel) de Woody Harrelson sean tal vez una de las mejores cosas de la cinta. Junto a los efectos especiales que hacen que uno se quede con la boca abierta. 

La película, es de esas que uno ve, y por más que intente poner imaginación o dejar la realidad a un lado (cine Sci-fi off course) no puede creerse algunas de las animaladas que aparecen en pantalla, y pasa de un momento a otro con un UOALAAHHH!! Ante tanto atropello y tropelía variada. 

Finalmente, me quedo, como resumen, con algo que leí no hace mucho, y es que Emmerich se ceba en las muertes de la gente tanto, que al final no nos importa un pimiento quien la diñe, y es que, en “El coloso en llamas” la gente se moría y nos daba pena, aquí nos importa un pepino quien lo haga… 

En fin, simple entretenimiento para ver una tarde en la que uno no tenga nada mejor que hacer.

Lo mejor: Wooddy Harrelson y los efectos especiales
Lo peor: La duración, lo risible (y predecible que es) y un largo etcetera.
publicado por Rafa Ferrer el 21 diciembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.