Una propuesta entretenida que sirve para transportar al espectador a una ciudad como Nueva York, que a pesar de todo sigue siendo mágica, y que forma parte de nuestra memoria sentimental a través del cine

★★★☆☆ Buena

New york, i love you

Hace un par de años llegó a nuestras pantallas "Paris je t’aime", celebración de la capital francesa como auténtica ciudad del amor a través de 18 historias (una por cada arrondissement, o distrito, de la ciudad) contadas por otros tantos directores. A pesar de sus irregularidades, fue una cinta notable, y un auténtico festín para mí, ya que París es mi ciudad favorita del mundo.

Ha sido el productor de "Paris je t’aime", Emmanuel Benbihy, el responsable de esta especie de remake/secuela/paralelismo o como lo queráis llamar, que es "New York, I love you". Esta vez, las historias de amor están ambientadas en una ciudad más moderna y joven, Nueva York, que presta toda su frescura y su americanidad a las diferentes tramas; por desgracia, la Gran Manzana es también mucho más fría e impersonal que la Ciudad de la Luz, y eso es también apreciable a lo largo del metraje.

Como su hermana francesa, "New York, I love you" se beneficia de un reparto amplio, variado, y, en general, espléndido: desde veteranísimos como Cloris Leachman y Eli Wallach, como el matrimonio que celebra su 63 aniversario frente al lugar donde se conocieron, hasta jóvenes de nuevo cuño como Anton Yelchin (jovencísimo actor que me ha encantado las veces que lo he visto este año, aquí, en "Star Trek" y en "Terminator Salvation") o Shia LaBeouf (que, para mi sorpresa, resulta estar francamente bien aquí). También se beneficia de las visiones de un equipo de directores de gran prestigio que, como pasaba con "Paris, je t’aime", no tienen por qué ser americanos (franceses, en el otro caso) para dar su visión de una ciudad tan multicultural como la que se está retratando.

Sin embargo, también peca de lo mismo que su homóloga gala: la irregularidad. Es algo inevitable cuando una película está dirigida por varias personas, pero en casos en los que hay tanta gente a la vez, esa sensación se multiplica hasta el infinito. Si además observamos el formato que tiene "New York, I love you", no hacemos más que sumar puntos a esa afirmación: si en "Paris, je t’aime" se nos presentaban las historias de forma correlativa, una tras otra, aquí se intercalan, entre ellas y también con secuencias "de transición" (esa mujer que filma todo aquello que ve), y que no ayudan para nada al espectador, especialmente con según qué historias. El segmento dirigido por el chino Wen Jiang, por ejemplo, es el que da comienzo a la película (y probablemente uno de los más flojos, con unos irritantes Hayden Christensen y Rachel Bilson, a los que salva el pellejo un brillante Andy Garcia), siendo recuperado casi una hora después, sin comerlo ni beberlo y cuando el espectador ya casi se ha olvidado de ellos. Cuando, como en este caso, un segmento flojo viene seguido por otro igual (al de Jiang le sigue el de Mira Nair, que tampoco es ninguna maravilla), el espectador empieza a aburrirse de manera soberana.

Afortunadamente, al tedio de los segmentos flojos le siguen algunos que son pura magia fílmica, como el del japonés Shunji Iwai, probablemente mi favorito a pesar de ser casi un one man show a cargo de un actor habitualmente tan malo como Orlando Bloom, eso sí, con la inestimable colaboración de la siempre espléndida Christina Ricci. Ahí nos encontramos también con el de Yvan Attal, que, a pesar de ser predecible, es deliciosamente malvado; el de Brett Ratner (no me puedo creer que esté diciendo esto de algo dirigido por el responsable de "Hora Punta"), absolutamente divertido y enternecedor; y el de Shekhar Kapur, que me resultó de un lirismo absolutamente estremecedor.

Al final, "New York, I love you" resulta una propuesta entretenida, muchísimo mejor que algunas de las cosas que pululan actualmente por la cartelera, y que sirve para transportar al espectador a una ciudad como Nueva York, que a pesar de todo sigue siendo mágica, y que forma parte de nuestra memoria sentimental a través del cine (cualquiera que visite la Gran Manzana se acabará viendo a sí mismo diciendo aquello de: "¡Mira! Eso salía en (insertar aquí el título de la película correspondiente)". A pesar de que (y esto es una opinión personal) Nueva York no estará jamás a la altura de París, consigue emocionar tanto como lo hizo su predecesora. Y eso, creedme, es muchísimo.

Lo mejor: Los segmentos de Shunji Iwai, Yvan Attal, Shekhar Kapur e, increíblemente, Brett Ratner. Las interpretaciones de Julie Christie, Chris Cooper, Andy Garcia, Anton Yelchin, y, de nuevo incomprensiblemente, Orlando Bloom y Shia LaBeouf.
Lo peor: La enorme irregularidad del conjunto. Ver a Natalie Portman repitiendo por enésima vez su papel de pobrecita-niña-buena-y-dulce. Los segmentos de Wen Jiang, Mira Nair y Fatih Akin.
publicado por Judith Romero Ruiz el 7 diciembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.