El humor congenia bien con el tono dramático de la historia, recordando en algún momento a Cómo ser John Malkovich, de Spike Jonze, sin embargo, por momentos se queda a medio gas, perdiendo algo de ritmo y con alguna escena no muy bien llevada

★★★☆☆ Buena

Cold souls

Una de las películas más interesantes presentadas en el Festival Internacional de Cinema Fantástico de Sitges fue sin duda Cold Souls, dirigida por Sophie Barthes, en la que vemos a un actor atormentado por la confusión que tiene entre su identidad y la del personaje del Tío Vania de Chéjov al que representa en una obra. Por eso, debido al precario estado de ánimo en el que se encuentra, a partir de un artículo que lee en el New Yorker en el que una empresa se dedica a almacenar almas, el actor se dirige al lugar para saber de qué va todo eso y después de pensárselo decidirá extraer la suya, con las consecuencias que eso conlleve. El tráfico de almas que se lleva a cabo en Rusia representará una parte importante del film en la que una "mula" tendrá un papel fundamental en la historia. El actor no es otro que Paul Giamatti, haciendo de sí mismo y logrando una interpretación más que convincente. El humor congenia bien con el tono dramático de la historia, recordando en algún momento a la película de Spike Jonze, Cómo ser John Malkovich (1999), sin embargo, por momentos se queda a medio gas, perdiendo algo de ritmo y con alguna escena no muy bien llevada.
Lo mejor: Paul Giamatti
Lo peor: Que se queda a medio gas
publicado por elprimerhombre el 19 octubre, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.