Una más que decente mezcla entre thriller claustrofóbico y película de terror.

★★★☆☆ Buena

Desde el punto de vista de quien esto escribe, "La Horde" tuvo un problema fundamental: la vi apenas media hora después de haber visto "Dead Snow". Y amigos, la película de Tommy Wirkola es tan salvajemente enorme que desluce cualquier otra película de zombies que haya podido aparecer en el Festival de Sitges ("Zombieland" incluída).

Eso no quiere decir que "La Horde" sea una mala película, ni mucho menos. Funciona más que bien como experiencia angustiosamente claustrofóbica, donde un grupo de personajes cuyas relaciones entre sí son, no ya tensas, sino directamente catastróficas, se ven obligados a colaborar juntos con tal de sobrevivir a la amenaza exterior. El cine francés ya dio una excelente muestra de la misma temática hace unos años con "Nido de avispas", un entretenido thriller de acción (sí, los franceses sí saben hacer cine de acción, a diferencia de otras cinematografías europeas) a mayor gloria de Samy Nácery y Benoît Magimel, donde, eso sí, la amenaza exterior estaba vivita y coleando. Los protagonistas aquí son un grupo de policías que se cuelan en un edificio medio en ruinas de una banlieue (lugares que, para vergüenza de la muy molona administración Sarkozy, siguen existiendo hoy día en Francia), buscando venganza por el asesinato de un compañero a manos de una pandilla de delincuentes de medio pelo. La operación saldrá francamente mal, no sólo porque entre ellos no hay ningún tipo de entendimiento, sino porque, en pleno ajusticiamiento, una horda de zombies hace acto de presencia, con las consecuencias que todos podéis imaginar.

A partir de aquí, nos encontramos con una más que decente mezcla entre thriller claustrofóbico y película de terror. Los protagonistas se ven en una situación parecida a la que vivían los personajes de "[REC]" (de la que fusila más de una imagen), sólo que encima se odian entre ellos, todos tienen motivos para desconfiar unos de otros, y todos tienen resentimientos, más o menos ocultos, hacia los demás. También como sucedía en la película de Balagueró & Plaza los ataques zombies van aumentando en intensidad, duración y tamaño, hasta llegar a la que yo calificaría como la muerte más brutalmente heroica de la historia del cine de zombies, donde uno de los personajes se enfrenta no ya a una horda, sino a un ejército entero de no-muertos, con nulas posibilidades de supervivencia pero una valentía suicida que arranca un aplauso de éxtasis colectivo del público.

"La Horde" tiene un valor añadido, y es la multiculturalidad de su elenco protagonista. Es admirable cómo el cine francés ha absorbido sin problemas la condición de ser un país con innumerables culturas, religiones y formas de entender la vida, debido a su condición de ex potencia colonizadora. Aquí, de los tres personajes con mayor protagonismo, sólo uno es caucásico, y encima es una mujer; los otros dos son un policía musulmán, y el jefe de los delincuentes, que es nigeriano. Esa circunstancia provoca que las reacciones y las decisiones de los personajes puedan abarcar un abanico aún más amplio que el ya disponible por encontrarse a un lado u otro de la ley.

Lamentablemente, a pesar de todas sus virtudes, "La Horde" es una película bastante irregular, que alterna momentos de extrema tensión psicológica y/o física con momentos que, directamente, sobran (y estoy pensando en el encuentro del grupo de supervivientes con una zombie, lo que hacen con ella tres de ellos, y las consecuencias que ello conlleva). En su afán por mostrar que no hay tanta diferencia entre los delincuentes y quienes, teóricamente, están en el lado correcto de la justicia, a Dahan y Rocher se les va la mano.

Película francamente entretenida, y nueva muestra de que el fantástico europeo en general, y el francés en particular, son de los mejores del mundo, "La Horde" proporciona al espectador un rato tenso, claustrofóbico, que tal vez no sea totalmente acertado, pero que se resuelve como un más que solvente producto de género.

Lo mejor: Crea una tensión en el espectador difícil de soportar.
Lo peor: Alguna escena sobrante.
publicado por Judith Romero Ruiz el 12 octubre, 2009

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.