Un híbrido entre “”Horizonte final”” y el videojuego “”Dead Space””

★★★☆☆ Buena

   En una edición del Festival dedicada a Alien, no podían faltar películas que mezclaran la ciencia ficción y el terror o, mejor dicho, que utilizaran un escenario de ciencia ficción para explicar una historia de terror.

   En la línea de Horizonte final y del videojuego “Dead Space”, se presentó hoy “Pandorum”, película a cargo del director Christian Alvart con Dennis Quaid y Ben Foster como duo protagonista.

 

   Pandorum nos cuenta la pesadilla que viven dos tripulantes de la nave especial “Elysium” al ser despertados de su hipersueño. Afectados por la amnesia, incapaces de recordar exactamente cúal era su misión y rodeados por una horda de criaturas caníbales, los protagonistas tratarán de encontrar a otros miembros de la tripulación y salvar el cargamento de la nave, nada menos que los últimos vestigios poblacionales de la Tierra rumbo a un nuevo planeta que colonizar.

 

   Como ocurría con “Horizonte final”, el interesante planteamiento no era después desarrollado con la misma originalidad y, pese a sus muchos aciertos, la película perdía fuelle a base de las numerosas concesiones a la comercialidad enfocada al gran público, dejándola fuera del olimpo de las obras maestras del género. No hace demasiado vivíamos un caso parecido con la interesante, aunque también fallida, “Sunshine”.

 

   “Pandorum” comienza como una inquietante y claustrofóbica película en la que dos hombres encerrados en una cámara deben encontrar una via de escape. A su complicada situación se añade además su desorientación y la desconfianza por la falta de memoria. Resuelta esta primera parte, el relato se adentra en el survival horror más convencional en el que entran en juego las criaturas de turno, en este caso una especie de humanos deformados en la línea de “Fantasmas de Marte de John Carpenter” con reminiscencias también a los seres que habitaban en las cavernas de “The descent”.

   El cabo Bower interpretado por un siempre eficaz Ben Foster deberá atravesar buena parte de la inmensa nave acosado por estas criaturas ayudado, eso sí, por otros supervivientes que han sido despertados antes que él y que parecen estar algo más al tanto de cual es la situación. Mientrastanto Dennis Quaid tendrá que hacer frente a sus propios problemas mientras trata de guiarles desde la cámara de partida.

 

   Este itinerario que recuerda mucho al de los videojuegos (las criaturas también tienen algo de ese “Dead space” que mencionaba al principio) se volverá demasiado repetitivo salvándose tan solo por la aparición de algún personaje adicional y el cambio de los escenarios, en su mayoría espectaculares.

 

   Con giros y sorpresas hacia su último tercio, Pandorum derivará finalmente en una película mucho más cercana al thriller psicológico que al terror con una resolución al misterio que envuelve la “Elysium” no exento de originalidad y que salvan la película de que convertirse en una más dentro del género.

   Podría haber sido muy enorme pero se queda en grande. Recomendable.

Lo mejor: El arranque, Ben Foster y Dennis Quaid
Lo peor: Demasiadas concesiones al público mainstream
publicado por Javier Paez el 3 octubre, 2009

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.