Al hablar de Steve Buscemi es imposible no relacionarlo con Tarantino, los hermanos Coen y Michael Bay que lo catapultaron y utilizaron como actor. Ahora es el turno como director en un remake de un asesinado cineasta Theo Van Gough

★★★☆☆ Buena

Buscemi es el alma de “Reservoir Dogs” de Tarantino,  con su gran rol de ganster de gatillo fácil. Con los Coen en “The Big Lewosky” y “Fargo” tiene excelentes registros y con Michael Bay pone la cuota de vulnerabilidad y humor en “Armaggedon” y “The Island”.  El trabajo desarrollado con grandes del celuloide sin duda ha influenciado su carrera para desarrollar este proyecto más personal que dirige y actúa junto a Siena Miller. “Interview”, narra la experiencia de un periodista habitual del mundo político ha sido prácticamente degradado para entrevistar a una actriz de moda. El venia de la sección política y guerra que es obligado a entrevistar en un restaurante a una diva de las películas de terror de cine B que recaudan mucho pero que carecen de sustancia. Como periodista no se ha preparado, no tiene ganas y encuentra muy liviana a su entrevistada. Ella se da cuenta rápidamente  y después de un altercado los dos se mandan al demonio. Posteriormente un pequeño accidente hace que Pierre y Katya se reúnan en el departamento de ella donde tendrán una noche más que especial en un extraño juego donde las apariencias, el valor de la información y la deformación de la misma tienen un rol donde el  espectador es testigo de una tensa calma. Con un formato que podría ser perfectamente una obra de teatro, lo cual es riesgoso por su dinámica, la apuesta del realizador  no es de gusto masivo, no hay muchos actores, decorado y los movimientos de cámara son más bien sutiles. La conversación se sostiene muy bien gracias al gran trabajo y química de ambos actores que arman la atmósfera de desconfianza necesaria que necesita el film. El espectador queda entregado a la incertidumbre de quién es la victima o victimario en esta entrevista que les esta deparando muchas sorpresas a ambos. Lo cierto es que el tramo final de la cinta es de lo mejor del metraje. Lo que para este periodista era una entrevista absurda y sin ninguna importancia, se va convirtiendo en una verdadera maraña donde la narración a veces decae un poquito. No se puede desconocer  que este es un buen ejercicio de cine con escasez de medios pero con originalidad puesta a prueba en esta batalla de voluntades realizada con ingenio. Gran parte del relato, que tiene poquísimos actores, es muy ameno y en segunda línea se puede apreciar que es una intensa exploración acerca de la  naturaleza de la celebridad.
publicado por David Lizana el 21 agosto, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.