Sólo los fans de Beyonce conseguirán sacar algo de jugo a esta insulsa propuesta con poco misterio y escaso ritmo.

★☆☆☆☆ Pésima

Folletinesca historia destinada a poblar las sobremesas de los domingos a pesar de su cartel estelar. Beyonce Knowles regresa al cine para no cantar, en esta ocasión sólo da el cante. Interpreta , o lo intenta, a la amante esposa y madre del acosado en cuestión. Ali Larter, la bipolar de Héroes ejerce exactamente el mismo papel que en la serie en cuestión en este triangulo. Ella, una recién contratada secretaria, comenzará a obsesionarse con su jefe y acosarlo físicamente hasta la saciedad, si, parece que no tiene mucho que ver con su papel en la serie pero si tenemos en cuenta su capacidad para quedarse sin ropa y la mala leche que se gasta cuando le dan arrebatos si que recuerda a su primer y dual papel de stripper y amante esposa.

¿Qué tiene Obsesionada que la haga diferente a toda la retahíla de cintas similares? Nada. De hecho se concede una grandilocuencia e su discurso que la hace considerablemente más insufrible que el resto de sus competidoras que con menos dinero y menos famosos consiguen ser mucho más efectivas o al menos inquietantes que este subproducto.

Triste acercamiento de la cantante a lo que debió considerar “cine serio” pero que se quedó en telefilm mediocre. Para colmo de desgracias el encargado del montaje de sonido tiene a bien regalarnos melodías martilleantes para que no olvidemos que la nueva musa pop está en escena.

Sólo los fans conseguirán sacar algo de jugo a esta insulsa propuesta con poco misterio y escaso ritmo.

Lo mejor: Degustar las pocas escenas decentes de Ali Larter.
Lo peor: La presencia anecdótica pero tremendamente insufrible de la Knowles que parece decidida a quedarse en Hollywood más de lo que a muchos nos gustaría.
publicado por Ana Belén Pacheco el 22 junio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.