TERMINATOR SALVATION ocurre en momento que exigía un esquema distinto al de las anteriores cintas. Consciente de ello, un director del que no nos esperábamos nada bueno como McG, construye una trama de peli bélica que funciona a muchos niveles…

★★★★☆ Muy Buena

TERMINATOR SALVATION ha sabido hacer algo que su predecesora, la mediocre (aunque cómica y graciosa) TERMINATOR 3 no supo. Y es darse cuenta de que repetir el esquema de las dos primeras no funcionaría. 

Porque uno pude pensar que TERMINATOR y TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL son iguales a nivel de género. Pero no es así. Independientemente de que repitan un esquema común, son dos películas muy distintas. TERMINATOR es una peli de terror y TERMINATOR 2 es una peli de acción. La mitología sobre la cual se sustentan es ciencia ficción pura. Ésta manera es la más inteligente de hacer ciencia ficción. Construir una trama que tenga un tono determinado y estructurarla según otro género determinado. Así la mente del espectador puede ir en dos direcciones, el que no está interesado en la mitología y la ve como una peli de género más (y la disfruta muchísimo) y el espectador fan de la saga, que estudia la mitología y el trasfondo genérico que lo sustenta. 

TERMINATOR 3 optó por repetir el esquema de "familia Connor" protegida por un Terminator y perseguido por otro Terminator. En ésta ocasión la peli se construyó como una comedia de acción, en la que numerosos gags construían parte de la trama. No funcionó y resultó bastante mediocre. A pesar de su intención de "cerrar el circulo" con un final que, aun estando bastante bien, era el único posible.

TERMINATOR SALVATION se desmarca de éste esquema de persecución, para construir un film bélico. Que funciona por sí mismo pero que respeta la mitología de la saga, a la que hace referencia de manera continua. Porque en realidad, debido al momento en el que ocurre, es a la vez una precuela y una secuela. No es el futuro que vimos filmado por James Cameron en los flas-fowards de las dos primeras cintas. Es un futuro anterior a ese.

TERMINATOR SALVATION ocurre en un momento en que la guerra entre máquinas y hombres está igualada a varios niveles. Ese hecho convierte a la cinta en una peli "de guerra". Y si la analizamos tiene un tono de cinta de acción, lo cual la convierte en una excepción entre las pelis de guerra actuales, las cuales todas suelen tener un tono antibelicista dramático. TERMINATOR SALVATION es acción. Es ritmo.

Nunca llega a la calidad ni altura de las dos películas de James Cameron, que creo son dos Obras Maestras inimitables. Pero sí es una buena manera de revitalizar una saga que había tenido un mal colofón con la cinta que dirigió Jonathan Mostow (gran artesano por otro lado, autor de la entretenidísima BREAKDOWN)

TERMINATOR SALVATION no pasará a la historia, pero si será recordada como una peli muy conseguida, valiente por el hecho de contar una parte de la historia que exigía un tono absolutamente diferente. Y un acercamiento distinto.

Yo soy un fan de la saga absolutamente enfermizo. He visto las dos primeras partes innumerables veces. Y creo que ésta película me respeta como público. Es una cinta hecha para un público muy amplio.

Está llena de momentos interesantes y necesarios a nivel de trama para contar la historia que se cuenta. Muy en la línea de muchas pelis bélicas. El ritmo es muy acertado y la dosificación de acontecimientos es correcta, sin adelantar mucho.

El error principal de TERMINATOR SALVATION ocurre al final, lo cual lo convierte en un error más grande.

La peli comete un fallo muy grande al empezar el tercer acto. El momento en el que el personaje de Marcus Wright, interpretado por un magnífico Sam Worthington, se recupera de sus heridas y aparece frente a una gran pantalla; en la cual Skynet le resuelve una serie de dudas, está muy mal planteado. En ese momento Skynet cuenta a Marcus su plan contra los humanos. Descubre su secreto a un prototipo que, sabe, se ha vinculado con los humanos. Esto no tiene mucho sentido, y esta cogido con hilos. Pero sirve para que Marcus vaya a rescatar a John Connor, un siempre excelente Christian Bale, cuando éste pelea con el nuevo modelo de Terminator, el T-800, en un maravilloso cameo virtual de Arnold Schwarzenegger. 

Una serie de sucesos demasiado rápidos ocurren. Sucesos que deberían ser o más lentos o menos sucesos. Se acelera un final que no está a la altura del planteamiento y desarrollo del resto de la cinta. Pero que es muy lógico. Que funciona bien. Independientemente de que el final pueda desagradar a los que somos fans de la saga, por motivos obvios, la cinta no falla en su estructura. Es correcta y buena. Y aun así, el final no tiene porqué desagradar al fan, según lo mires. La óptica con la que se analice el lugar que toma éste momento en el todo de la mitología es cuestión de puntos de vista. Ocurre en un momento nunca mencionado o visto en ningún otro capítulo. Incluso la serie de tv.

TERMINATOR SALVATION es una buena peli bélica, con grandes escenas de acción y llena de guiños a la dos primeras partes, en forma de planos, canciones, momentos, frases o gestos.

Una buena peli, aceptable a todos los niveles y que no se puede discutir su funcionalidad. Nunca será una peli de culto y se olvidará, pero aún así, cuando se recuerde, deberá ser con una idea positiva. 

 

Lo mejor: La acción, los guiños a la saga, el ritmo, los actores principales
Lo peor: Un tercer acto mal resuelto en varios momentos...
publicado por Tyler el 11 junio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.