Comedias románticas hay muchas pero quizás esta difiere por la honestidad y calidez que transmite junto con el aporte de su entrañable dúo protagonico que conmueve por momentos.

★★★☆☆ Buena

Nunca es tarde para enamorarse

Hayvey (Dustin Hoffman) no lo esta pasando bien, viaja de EE.UU. a Londres al matrimonio de su única hija que vive con su ex esposa y su padrastro. Todo parte mal,  el hotel que le buscan es de segunda categoría y esta lejos de los familiares. Su hija le pide que el padrastro la lleve al altar y le avisan que esta a punto de perder su empleo. Para colmo de males decide irse en un momento de desesperación pero queda varado en Londres al perder en el avión.   Por otro lado, paralelamente corre la historia de Kate(Emma Thomson), una encuestadora  y solterona de una línea aérea a la cual sus amigas le buscan afanosamente una pareja en una serie de citas a ciegas fallidas. Junto a  ello debe lidiar con una solitaria y exigente madre que la llama todo el día. Estos dos mundos(nortemericano y Londinense) chocan en una cafetería del aeropuerto cuando Harvey la ve leyendo un libro y le invita a conversar, de ahí en adelante con desconfianzas en un inicio, pero sabedores que no tienen nada que perder se embarcan en una linda amistad que se proyecta en una jornada de un día completo donde él ve algo en Kate que le hace sentirse aliviado y toma la iniciativa sabiendo que es una de sus últimas oportunidades y que el destino se ha encargado de reunirlos. Recorrerán las calles de Londres, asistirán a la boda de la hija del Harvey donde por cierto se siente muy postergado donde vivirá  momentos muy emotivos.   Con sumo cuidado en detalles y contando con actores y música destacada son los perfectos instrumentos para transmitir temáticas como la soledad, la frustración y la nula confianza que tienen de si mismos. Ambos son personajes entrañables, reales en esta deliciosa comedia romántica dirigida no solamente para un grupo específico sino que a los jóvenes que una y otra vez tiran posibilidades por la borda sin mucho análisis. El dúo de protagonistas posee una química especial que se transmite al espectador tanto que rememora la obra de 1995 de Richard Linklater “Before Sunrise” que protagonizo  Ethan Hawke y Julie Delpi. Aunque sin la frescura de los diálogos, esta realizada con  mucha honestidad y calidez que la hacen un producto contemporáneo que entrega reflexiones de temáticas de vida misma con un ritmo de cintas de antaño. Personajes de edad algo madura son muy interesantes ya que han experimentado muchos asuntos, tienen un bagaje que es muy atrayente  y es algo que supo capturar en su segundo largometraje el director Joel Hopkins con el guión de su autoría donde concreta con éxito, con el apoyo de ambos intérpretes, esta pequeña historia cargada de emociones sin estereotipos de por medio.
publicado por David Lizana el 8 junio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.