Es la versión 2.0 de la saga que partió en 1984 con James Cameron y Schwarzenegger, cumple con entretener mezclando acertadamente las secuencias de acción digital con las físicas. Un espectáculo visual.

★★★☆☆ Buena

El que asiste a ver esta cinta sabe a priori que presenciará una realización con altas dosis de fantasía, acción a raudales y el confronte del hombre con la máquina y por fin el definitivo apocalípsis que se profetizó en la primera entrega en 1984. Hace precisamente 25 años  estas temáticas llamaron poderosamente la atención de las masas con el realizador James Cameron a la cabeza que hoy es conocido mundialmente por Titanic. Le prosiguió su secuela en el 1991 con un tremendo éxito de taquilla y estrenando el público las asombrosa magia digital de ILM Industrial Light and Magic que se mezcla con los  Cyborg creados por el extinto Stan Winston, que en los créditos finales, la película esta dedicada a él. La tercera entrega solo sirvió de paso a esta renaciente saga.La trama de esta cuarta entrega ya se sitúa en el 2018, sin las ya consabidas vueltas al pasado de las anteriores. John Connor (Bale)más maduro encuentra la certeza sobre el futuro sacudida por la repentina aparición del extraño llamado Marcus Wright (Sam Worthington), cuyo último recuerdo es estar esperando su ejecución por unos crímenes en el 2003. No se puede determinar si Marcus ha sido enviado desde el futuro o rescatado del pasado. Ante esa ambiguedad, Connor comienza a preguntarse si hay alguna esperanza para la raza humana ante los robots poderosos de Skynet que prepara un devastador ataque final para eliminar la resistencia. Connor y Marcus trataran en pleno corazón cibernético destruirlas y rescatar al jóven Kyle Reese, que es el humano enviado a proteger a Sarah Connor en la primera cinta. Los guiños de esta cinta hacia la trilogía anterior esta presente en pequeños detalles: El tema de los Gun`s and Roses, el cameo Scwarzenegger, la persecución clásica en  camión  tan típico de las versiones anteriores, denotan el respeto por las antecesoras. Agrega eso si un carácter propio con una acertada atmósfera apocalíptica  donde predominan colores tenues y un cielo gris como telón de fondo siendo lo mejor logrado sin duda.El riesgo de contar con un director que  tenga como antecedente haber sido cuestionado por la saga Angeles de Charlie donde se rindió a los efectos con poca sustancia era grande. Acá, contrariamente a sus antecedentes el realizador McG con sus 150 millones de dólares de presupuesto, logra equilibrar los vistosos efectos especiales con la acción de corte más físico,  obviando por momentos la ya conocida pantalla verde, brindándole más nervio a diversas secuencias de acción. El sonido y música condimentan muy bién este festival para los sentidos, aunque su guión tenga pocas sorpresas y resulte un poco forzado. Una nueva saga con bríos propios es la que comienza con “Terminator salvación” donde el actor australiano Sam Worthington  eclipsa totalmente al malhumorado de Bale.           
publicado por David Lizana el 5 junio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.