Película para los que gustan de historias sórdidas, grandes dosis de sangre y violencia donde la imagen está por encima de la trama. No obstante, constituye una grata sorpresa gracias a su ambientación original y a un buen malo de pelicula.

★★★☆☆ Buena

El vagon de la muerte

Uno no puede sino mantener un pequeño brillo de esperanza cada vez que una película aporta un poquito de aire fresco en el espeso panorama del cine de terror actual, superpoblado con psychokillers creados con el mismo molde y ahogándose entre argumentos casi fotocopiados entre sí. Y esto es lo que ocurre con "El Vagón de la Muerte" (título en castellano de "Midnight Meat Train"), una brillante y original muestra de que a veces no todo está perdido.

 

Midnight Meat Train es la adaptación a la gran pantalla del relato homónimo de Clive Barker, escritor que a lo largo de su carrera se ha especializado en ofrecernos el horror más bizarro, con textos que anteriormente habían triunfado siendo adaptados como Hellraiser o Razas de Noche. Y una vez más, aunque el film no cumple integramente con todas las premisas y circunstancias que Barker plasmó en su relato, hemos de ser sinceros y admitir que la película, aunque cuenta con altibajos y algún que otro pequeño despropósito, cumple con sus intenciones: transmitir el enfermizo universo que inunda la mente de Barker y horrorizarnos con una historia macabra. Además, el film puede enorgullecerse de haber puesto en escena a uno de los asesinos más brutales y sanguinarios de la historia del cine.

 

La historia se centra en el fotógrafo Leon Kauffman y sus intentos por hacerse un hueco en el mundo de la fotografía. A fin de plasmar imágenes sórdidas y realistas que plasmen el lado oscuro de la humanidad, comienza a seguirle los pasos a un extraño que viaja en metro de noche y trabaja en un matadero durante el día. Así comenzará la obsesión del fotógrafo por este personaje que resultará ser un despiadado asesino que usa el metro como escenario para su matanza.

 

Ryhuei Kitamura debuta con esta película en el cine norteamericano y lo hace de forma más que correcta, sacándole todo el partido a un escenario como el metro, claustrofóbico y limitado en cuanto a espacio y posibilidades. Se le aprecia un uso original de la cámara en algunos planos y perspectivas (una de las decapitaciones, los giros de la cámara alrededor del vagón durante un enfrentamiento), y hay que reconocer que apenas ha suavizado la historia a la hora de llevarla a la gran pantalla, con lo que el relato de Clive Barker mantiene gran parte de su crudeza y su atmósfera insana a base de sangre, vísceras y todo tipo de lindezas. Es precisamente este uso de la violencia una de las bazas a las que Kitamura ha recurrido a lo largo de su carrera.

 

El personaje que destaca por encima de todos es el de Vinnie Jones, perfecto en su papel de carnicero impasible e imparable, de una brutalidad inhumana y una presencia realmente temible que inunda la pantalla. Es perfectamente creible que nada ni nadie pueda escapar de semejante monstruo una vez que haya empezado su labor. Destaca esa mirada petrificante que resata entre la inexpresividad de su duro rostro. Es tal la importancia y el peso del carnicero Mahogany en la historia que el interés que la película despierta baja muchos enteros cuando Vinnie Jones no está en pantalla. Algo perfectamente comprensible ya que al espectador no le interesa la absurda búsqueda del éxito profesional del protagonista ni la extraña e insípida relación con su pareja. Así pues, es lógico que la historia cobre vida cuando Mahogany saca su martillo a pasear y nos regala sus espectaculares y sobrecogedores asesinatos. Verdaderamente, un malo de película brutal.  "Midnight Meat Train" es en definitiva una película para aquellos que disfrutan con las historias de terror sórdidas, con grandes dosis de sangre y violencia y en las que predomina la imagen por encima de la trama. No obstante, constituye una grata sorpresa como película de género gracias al magistral personaje interpretado por Vinnie Jones y a la fuerza de sus imágenes ambientadas en el tétrico vagón del metro.

 

 

Lo mejor: El personaje interpretado por Vinnie Jones
Lo peor: Un guión lleno de lagunas que no hace justicia al relato de Clive Barker.
publicado por Diego Oliver el 27 abril, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.