Quizás de este equipo se esperaba una alineación más eficaz, una delantera más potente y sobretodo más ganas de atacar. Al contrario Rudo y Cursi acaban en posición de descenso.

★★☆☆☆ Mediocre

Rudo es un tipo trabajador, mandón y grosero, además es portero en su equipo local. Su hermano es un cabeza loca, sueña con dedicarse al mundo de la música y además es también delantero. Por esas casualidades de la vida un cazatalentos (argentino por aquello de explotar los tópicos) llega a la ciudad y decide que los dos merecen la oportunidad de intentar jugar en equipos profesionales. Por eso se lo echan a suerte y sólo uno de ellos hará el viaje. Gracias a un malentendido se decide el destino de ambos y mientras uno triunfará en el campo el otro esperará su oportunidad que llegará justo a tiempo para ofrecer un duelo de primera entre hermanos como colofón final.

Si además aderezamos todo con un buen puñado más de tópicos como los juegos de azar, el amor a la madre o el dichoso argentino narrando todo como voz en off de la conciencia de la vida tenemos más o menos la visión global de Rudo y Cursi.

¿Han visto ustedes Goool! o su segunda parte (que por cierto ya tienen lista la tercera)? Si, esa película de un pobre mejicano que cruza la frontera de Estados Unidos y acaba gracias a un ojeador en un equipo de primera en Inglaterra. Pues esta es la versión pobre, mejor dicho, muy pobre, de la misma.

Con la presencia de Diego Luna y Gael García Bernal, por aquello de mantener el orden del título y en el papel de argentino al de siempre, Guillermo Francella, y Carlos Cuarón (hermano de Alfonso Cuarón) en la dirección, la película que pretende ser una comedia, acaba perdiendo mucho fuelle a los pocos minutos. Y no es sólo porque verdaderamente el guión sea una mera anécdota que se alarga de forma innecesaria, es además porque con tanto argot mejicano y argentino abruma tanto que la comprensión debería completarse con un buen sistema de subtítulo.

Quizás de este equipo se esperaba una alineación más eficaz, una delantera más potente y sobretodo más ganas de atacar. Al contrario Rudo y Cursi acaban en posición de descenso.



Lo mejor: Los momentos musicales de Bernal. ¡Impagable!
Lo peor: Que su punto álgido se alcanza a los cuarenta minutos de metraje y luego le sucede una caída en picado.
publicado por Ana Belén Pacheco el 27 abril, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.