El cine perro es un cine limitado, ése que nos propone el mismo cuento de siempre: clasicismo narrativo complaciente en otras épocas, rancio en la actual. El cine con pedigree, un cine sin gracia.

★★☆☆☆ Mediocre

Una pareja de tres

UNA PAREJA DE TRES se enmarca dentro de un cine lleno de prejuicios (familia que huye de la delincuencia a una majestuosa mansión), infantiloide (los conflictos planteados sólo tienen un enfoque, supeditados a la nula construcción de personajes) y con metraje desmesurado que se solidifica en un tramo final agónico. Pongamos, pues, nombre a este cine.

Los nuevos tiempos necesitan de nuevo cine. O mejor dicho, el cine debería reflejar el tiempo en el que se circunscribe. Películas acordes a problemáticas actuales. Se cae, por defecto, en un cine fácil tanto por temática como por recursos. Se trata de un cine perro, quieto, ciego a los cambios, como si de un producto en serie se tratara, sólo se conforma con mantener las formas, predecible, sin dejar lugar a la sorpresa. 

Ese tipo de cine des-actualizado es un cine idóneo. Si nos referimos a número de público, el que consume siempre la misma cosa,  es un cine útil para llenar salas. Por tal motivo, idóneo para la industria que lo fabrica con la misma receta, la del éxito garantizado: actores guapos y simpáticos, sentimentalismo desbordado y tramposo, narración clásica al servicio de lo comedido. Y lo que sobresale por encima de todo,  idóneo ideológicamente: moralidad apostólica-católica de matrimonio feliz que supera cualquier dificultad (siempre el equilibrio como fin), maternidad numerosa de niños rubios con ojos azules y…el perro, de raza, puro. Un cine idóneo que respira elitismo. El cine que no hace preguntas, sino el que plantea una única respuesta. 

Nada de eso responde a la realidad. Nuevas formas de familia alejadas de lo patriarcal (el machismo determinista ya no funciona: “hago lo que quiero y cuando quiero”); crisis económica mundial que endeuda al mejor columnista de cualquier diario de renombre; incluso, perros abandonados, maltratados que se pasean por calles y plazas de la ciudad. ¿Dónde está todo eso?  

La denominada “nueva” comedia norteamericana ha dado títulos imperdibles. En los que a temáticas ya conocidas se hace un planteo desde otro lugar, el que corresponde en tiempo y forma. Ahí reina, sin lugar a dudas, las obras de Ben Stiller, hermanos Farrelly y el mundo de Judd Appatow. Ahora que corren tiempos de crisis económico-creativas se rescatan los clichés y el valor seguro de la risa-lágrima fácil.  

El cine perro es un cine limitado. Preso de un recipiente prefabricado, que no promete sino (nos) propone el mismo cuento de siempre: ese clasicismo narrativo complaciente en otras épocas, rancio en la actual. UNA PAREJA DE TRES es el cine con pedigree, sin aristas, sin pulgas.

publicado por José Antonio Bermúdez el 31 marzo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.