De verdad prometo que lo intenté por el aprecio que Zack Snyder se ha ganado pero a pesar de ello aceptar más de un aprobado raspado sería una traición para todas las películas de cómics de los últimos años.

★★☆☆☆ Mediocre

Creo que como muchos otros espectadores acudía al cine con el firme propósito de que Watchmen me gustara. Las críticas no podían ser mejores, todos los que habían podido ver la obra incluso antes del montaje final estaban en cantados,… pero a pesar de los esfuerzos sobrehumanos y superados los títulos de crédito, que son posiblemente lo mejor de la película, la burbuja se pinchó y tuve que darme por vencida.

Parece que para poder valorar una película basada en una novela gráfica es necesario recabar los datos del autor con el propósito de saber si es asiduo lector de cómics y comprender su valoración mejor. No estoy de acuerdo con esto, una película puede ser buena habiendo leído el cómic o sin leerlo. Puede que en algunos casos los detalles o las implicaciones que puede sacar un lector del original sean más profundas que el novato que entra en la sala sin idea de qué va a ver pero la esencia de hacer una buena película es exactamente la misma. Por esa regla de tres y dado que el 80% de las películas se basan en novelas deberíamos tener en cuenta cómo de fieles han sido en todas las adaptaciones con un cuidado que no se tiene. ¿Por qué? Por que el fan del cómic es mucho más exigente. Pero la película no está (solamente) dedicada a estos, debe gustar a todo el mundo. Si alguien duda que le pregunten a los Lectores del El Señor de los Anillos, Harry Potter o la reciente Crepúsculo. Encontrarán opiniones dispares como para rellenar un libro y bien argumentadas a favor y en contra pero la gente que nunca se había molestado en leerlos seguía acudiendo a la sala a ver parte tras parte.

Bien, en honor a los no pocos lectores que consideren de vital importancia saber mi condición política, me declaro “no lectora” aunque no creo que mi opinión hubiera cambiado de haber leído la novela gráfica, en todo caso se habría intensificado más hacia la desidia.

Watchmen se sitúa en unos años ochenta alternativos, en plena guerra fría los hombres enmascarados han pasado de superhéroes a marginados en el más absoluto anonimato. Sólo dos de ellos se han mostrado al público con sus verdaderas identidades. En primer lugar el Doctor Maniatan, porque parece un mastodonte azul que brilla y no quedaba muy fácil lo de esconderse y el hombre más listo del mundo, fundador de una multicompañía que consigue fondos para desarrollar la energía gratuita definitiva e instaurar la paz en el planeta. El resto continúan sus vidas sin sus máscaras recordando viejos tiempos hasta que la muerte de El comediante desata la caja de los truenos y Rorschach decide investigar por qué alguien intenta acabar con la vida de los enmascarados. Violento e inestable encontrará poco apoyo entre sus excompañeros.

Y a lo largo de casi tres horas largas, lentas e inexcusables la cinta arrastra los amoríos, vendettas y envidias que arrastran los vengadores enmascarados. Desde ese inicio impecable y unos cuantos planos ilustradores y cuidados la historia con recovecos infinitos se disgrega desviando la atención hacia temas secundarios y a pesar de un impecable acabado visual con la creación de un Doctor Manhattan que pone los pelos de punta el resto es vagamente entretenido.

A parte de la factura técnica la banda sonora es también digna de admiración creando algunos montajes como la intervención bélica, el entierro o los antes citados créditos iniciales provocan los mejores momentos del film que vistos aislados son mucho más sobrecogedores que el conjunto.

De verdad prometo que lo intenté por el aprecio que Zack Snyder se ha ganado pero a pesar de ello aceptar más de un aprobado raspado sería una traición para todas las películas de cómics que han logrado convertirse en los últimos años en auténticos referentes.



Lo mejor: Los montajes musicales y los efectos visuales.
Lo peor: Sus excesivos 165 minutos (ampliables en DVD) y la obsesión de algunos por “forzar” la crítica positiva a base de visionados posteriores. Leñe, si no te gusta asúmelo y continua con tu vida. Por cierto, ¿qué le ha pasado a Patrick Wilson? Medio calvo, gordo y horroroso. ¡Qué trauma!
publicado por Ana Belén Pacheco el 23 marzo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.