Depardieu y Deneuve “principiantes” actores franceses interpretan a una pareja que vuelve a encontrar al amor de tu vida después de 30 años

★★★☆☆ Buena

Otros tiempos

El amor no tiene limites, depende siempre de la subjetividad de cada quién vive sus situaciones con sus seres amados. Desde fuera cuenta empatizar con el personaje de Depardieu tan perdido por 30 años en búsqueda de un amor irrenunciable. Este film motivado principalmente por reunir a dos glorias aún vigentes del cine francés como lo son Gerard Depardieu y Catherine Deneuve, resulta un poderoso imán  que atrae y llega a su climax cuando se reúnen.  Ellos interpretan a una pareja que tuvo un romance hace mas de 30 años, Antoine convencido de que es el amor de su vida nunca tuvo otra mujer y jamás perdió las esperanzas en volver a conquistarla y vivir los últimos años con ella al lado. Incluso pide traslado a su empresa para hacerse a cargo de la construcción de un edificio que albergara a una entidad en el país donde vive Lucile (Deneuve). Ella se caso varias veces y esta en Tánger al norte de Marruecos  viviendo con un médico que es más jóven que ella. La aparición de Antoine es la más torpe de todas pero no menos alejada de la realidad. Al verla de lejos y sentirse intimidado a escondidas emprende rumbo por una puerta que en realidad era un muro de cristal chocando violentamente cayendo al piso con la nariz rota, ¡vaya que nariz!. Celile que hasta el momento ignoraba su presencia queda sorprendida y el marido de ella le ofrece ayuda en calidad de médico, todo lo planeando queda en nada. Comienza así una relación de golpe y porrazo. El devenir y el atractivo aún perdura en ambos aunque ella es más reticente a verlo y lo echa varias veces. Vive acostumbrada en realidad a su relación actual y preocupada por su hijo bisexual que esta en casa en compañía de una atormentada mujer que busca a su hermana. Paralelamente se muestran otras vidas pero el núcleo central de la historia lo compone este dúo de intérpretes que tienen algunos diálogos y miradas destacadas. La cinta hecha con escaso presupuesto tiene como merito principal ser nuevamente un ensayo audiovisual del director André Téchiné que tiene muchas tomas con cámara en mano pero que apresura demasiado hasta la escena más lenta logrando forzadamente su ejercicio en algunos tramos pero que duda cabe que  su amor a este arte queda patente en cada cuadro en una historia que tenia mayor potencial. Todos los personajes presentes en la cinta tienen una lucha propia aunque los secundarios que no están desarrollados en profundidad poco aportan al eje central del filme que en definitiva tal como un accidente tiene un detonante y trae consecuencias inesperadas dejando huellas  imborrables.
publicado por David Lizana el 14 marzo, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.