Más allá de los sueños

¿Por qué avergonzarse de lo que uno sabe hacer mejor? Esta parece que es la máxima de Adam Sandler, que finalmente se ha dejado de tonterías, y se ha tirado en plancha a hacer el tipo de comedias familiares más ñoñas (ya se esperaba viniendo de Disney, y si no que le pregunten al pobre Kurt Russell, que hasta que no lo cogío Carpenter había estado en todas esas películas en los 60…) producidas por Disney, porque a pesar de la vocación completamente clara y lícita de este film, los guionistas podían haberse currado un poquito más la historia, y haber creado una galería de personajes algo más interesante, y no la que han puesto, que parece sacada de la novela infantil más estúpida: que hagan eso con dibujos animados, es deplorable, pero hacerlo con humanos resulta… casi un insulto a la inteligencia del espectador (aunque sea un niño).

Ver a Guy Pearce (un excelente actor, y si no recordemos "L.A. Confidencial" o "Memento") o a Jonathan Pryce ("Brazil", "Regeneration", "Carrington", claro que también ha colaborado con Disney en la franquicia infantil "Piratas del Caribe"…) hacer el imbécil (literalmente) a mi me da bastante penita. Pero volvamos a Sandler, cuya interpretación en el film es un auténtico tour de force de todas sus gracias, muecas y gestos, realizadas a placer en el papel de un chico de mantenimiento de un hotel que aspira a retomar el control del complejo algún dia, y ve la oportunidad a través de los cuentos que les cuenta a sus sobrinos antes de dormir, y que mágicamente al dia siguiente se cumplen. Claro que el invento funciona a medias, porque hay bastante elementos de la ficción que se ajustan a la realidad de alguna manera no demasiado ortodoxa… Está claro que esta es una película familiar, sin ninguna enjundia argumental más allá de los buenos, los malos, los problemas, las soluciones y el final feliz, pero digo yo que los niños no son tan idiotas, y se podían haber currado un poquito más el guión. Poco más hay que decir de este film que realmente cumple lo que promete, pero que no ofrece nada nuevo al panorama de producciones "reales" Disney, teniendo además todas las papeletas para convertirse en una atracción de uno de sus parques de atracciones.

Por eso, Sandler, que es mucho mejor actor de lo que muchos pudieran pensar (y si no, prueba a ver "Punch Drunk Love", "El algún lugar de la memoria" o la reciente "Zohan: licencia para peinar", una inteligente marcianada que tiene dentro mucho más de lo que parece…) se está acomodando en su tipo de películas familiares, donde triunfa haga lo que haga, prefiriendo ajustarse al famoso refrán de "dame pan y dime tonto", que pelear por hacerse creíble en papeles más "serios". Stallone intentó zafarse de sus personajes de Rocky y Rambo, y solo ha vuelto a triunfar en su madurez cuando ha vuelto a ellos, de una u otra manera. Sandler ha sido más listo, y ha pensado que si lo que quiere la gente de él es eso, pues hala, a dárselo y dejarse de tonterías.

Lo mejor: La honestidad del producto, es lo que es y no se avergüenza
Lo peor: Lo mínimo de su argumento y algunos chistes, realmente malos. Ver a Guy Pearce y a Jonathan Pryce hacer el tonto
publicado por Federico Casado Reina el 7 marzo, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.