Probablemente, si no hubiera sido una película de animación, no se habría podido realizar. No se trata ya de tener un acercamiento más o menos realista a un suceso tan dramático como la Guerra del Líbano, en los años ochenta, sino también añadir un componente de lirismo, poesía y una mordaz ironía a la sinrazón y barbarie de la guerra, desde una óptica más o menos realista (paradójicamente); porque este film a pesar de haber sido realizado con una esplendorosa animación multiplano (en realidad, de 2 dimensiones tratada digitalmente en varios planos, lo que le da mucha más sensación de verosimilitud) te llega de una manera muy especial, muy profunda, tocando una verdadera sinfonía de emociones a cada plano. La historia, narrada a modo documental, cuenta la odisea de un director de cine israelí que no recuerda exactamente su paso por la Guerra, cuando era un adolescente y para ello recurre a entrevistar a sus compañeros de batallón, oficiales de su sección, e incluso amigos que le ayudarán a recordar esa memoria fragmentada que no alcanza a tener una imagen nítida de lo que realmente vivió. Más allá de las polémicas -resulta un poco chocante la aparición de las "milicias cristianas" en una parte del film, que es precisamente la más truculenta y de mayor brutalidad hacia el pueblo palestino…-, esta película es una verdadera obra de arte, con una capacidad de conmover al espectador con un mensaje meridianamente claro y certero: la guerra se la lleva uno cuando se va del campo de batalla, y puede afectarle tanto como las ametralladoras o las bombas. Con este demoledor planteamiento, el realizador va desgranando en personajes diferentes lo que podría ser un mismo enfoque, coincidente en muchos casos, y divergente otros. Esta imagen selectiva y extraña en muchos casos del mismo suceso es otro elemento original del film, que dependiendo de qué fuente venga la declaración, es de una forma o de otra. Una verdadera joya, que pasará a la historia tanto por el virtuosismo de su técnica, como por lo crudo de su narración e imágenes, digo dibujos.

Lo mejor: La animación, espectacular. La capacidad de conmover, más allá de lo que se cuenta
Lo peor: La interpretación de varias partes del conflicto bélico del Líbano en los 80
publicado por Federico Casado Reina el 24 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.