Push no es más que un pastiche sin el menor sentido, un copia y pega tan lamentable como descarado de series y películas fantásticas de acción de los últimos años que no se sostiene por ningún lado

★☆☆☆☆ Pésima

Muy pocas veces se da la comunión entre crítica y público, pero cuando ocurre este hecho extraordinario los productores deberían pararse a reflexionar, ya sea porque una película aclamada triunfa o porque un bodrio fracasa estrepitosamente en la taquilla. Este es el caso de Push, aunque también es cierto que los señores de Summit aún están muy ocupados contando los beneficios de su primer capítulo de la saga de vampiros adolescentes.

La película de Paul McGuigan no hay por donde cogerla o analizarla, no es más que un pastiche sin el menor sentido, un copia y pega tan lamentable como descarado de series y películas fantásticas de acción de los últimos años que no se sostiene por ningún lado. La trama, los personajes y los diálogos son de risa (a ver si va a ser una autoparodia y nadie nos hemos dado cuenta, ni siquiera su director), y de hecho provocarían sonoras carcajadas entre el respetable si no fuera por el acelerado y caótico estilo visual y narrativo de McGuigan, quien intenta disimular los insondables agujeros del guión mareando al personal hasta dejarlo atacado de los nervios y al borde de una crisis de ansiedad. Dentro del horror del conjunto, a Chris Evans, Dakota Fanning y a Djimon Hounsou se les puede tolerar, pero lo de la cara de palo permanente de Camilla Belle es algo que excede los límites de la paciencia humana.

Lo mejor: Por salvar a algo, a Dakota Fanning
Lo peor: Todo lo demás
publicado por Francisco Bellón el 22 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.