“El Sustituto” es un peliculón con todas las letras. Un drama hecho y derecho sobre una madre en busca de la verdad en una época dónde definitivamente esto no era algo para nada sencillo.

★★★★★ Excelente

El intercambio

Luego de incurrir en el terreno bélico hace ya dos años, con las cintas “Flags of our Fathers” y “Letters from Iwo Jima”, en las cuales relataba un mismo suceso desde dos visiones diferentes, el gran cineasta Clint Eastwood nos brinda con “El Sustituto” (“Changeling”) una tremenda cinta de principio a fin, en dónde el director demuestra nuevamente no sólo estar a la altura de las circunstancias, sino que también demuestra estar en su mejor forma.

La película nos relata el dramático suceso del que es protagonista Christine Collins (Angelina Jolie), cuando el 10 de Marzo de 1928 y luego de reemplazar a una compañera de trabajo, será testigo de la misteriosa desaparición de su hijo. Luego de la correspondiente investigación policial y varios meses después del suceso, Christine recibe la maravillosa noticia de que su hijo ha aparecido sano y salvo, ya que se encontraba en compañía de un vagabundo. Pero todo se complicará cuando en el esperado reencuentro, Christine se de cuenta de que el niño que le están entregando no es su hijo, por lo que tendrá que luchar una y otra vez con la corrupción policial para demostrar el error cometido por las mismas.

El guión de la cinta fue escrito por J. Michael Straczinsky (mayormente vinculado al mundo de la televisión), quien brindó un libreto con muchísimos puntos fuertes y con un ritmo narrativo impecable que hace que la película se torne sumamente interesante. Cada diálogo, cada escena, o cada revelación que el filme nos muestra es digna de destacarse y logra que una película de dos horas y veinte minutos de duración se nos pase absolutamente volando. Más allá de que la base del guión es obviamente la desesperada búsqueda de una madre al que le han secuestrado a su hijo, el libreto muestra varias subtramas pararelas que hacen que el filme se vuelva cada vez más llevadero a medida que los minutos pasan. La primera es cuando Christine se da cuenta de que el niño que le entregan no es su hijo, hecho que desencadenará una tremenda denuncia sobre el accionar policial de esa época, ya que el cuerpo gozaba de un desprestigio enorme, y cualquier buena obra era elevada a la enésima potencia, con tal de mostrar algo positivo para la prensa. Pero el verdadero problema surgirá cuando Christine se ponga a luchar en contra de un sistema corrupto y opresivo, teniendo que defender inclusive hasta su propia cordura.

Sin ningún tipo de problemas, Clint Eastwood dirige la cinta como los dioses, desde una recreación de época excelente, hasta un manejo de cámaras impecable, mostrando mayormente movimientos lentos pero totalmente efectivos y marcando un pulso narrativo muy difícil de llevar, sobre todo por sus dos horas y media de duración. Si alguien piensa que la duración podría haber sido un problema para Eastwood, pues la respuesta es un no rotundo, ya que la cinta realmente está tan bien narrada que se pasa bastante rápido.

Y si bien Eastwood hace un gran trabajo manejando la cámara, también es de destacar su enorme calidad en la dirección de actores, por lo cual aquí tenemos la mejor actuación en años que le he visto a Angelina Jolie, que si bien nunca la he considerado una mala actriz (de hecho siempre me ha gustado en diferentes papeles), aquí se destapa y con todo, interpretando a una madre que literalmente hace de todo para recuperar a su hijo, desde pasearse de un lado al otro hasta luchar de frente y de manera totalmente valiente a una policía regida por la violencia y la prepotencia. Con respecto a los secundarios, sin lugar a dudas hay que destacar dos actuaciones. La primera es la excelente actuación de John Malkovich como el reverendo Gustav Briegleb, quien literalmente se transformará en el único amigo de Christine en su lucha en contra de un sistema totalmente corrupto. Y por otra parte, también hay que destacar la impecable labor de Jeffrey Donovan en el papel del cínico policía encargado al caso, quien le hará la vida imposible a nuestra protagonista, con tal de preservar la imagen del cuerpo policial.

En definitiva, “El Sustituto” es un peliculón con todas las letras. Un drama hecho y derecho sobre una madre en busca de la verdad en una época dónde definitivamente esto no era algo para nada sencillo. Sin dudas, la mejor cinta que he visto hasta el momento de Clint Eastwood desde la fenomenal “Río Místico”.

Lo mejor: La vigencia de un tremendo cineasta como Clint Eastwood.
Lo peor: Absolutamente nada.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 12 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.