El cine no puede entenderse como una plataforma de creación artística individual. El cine es otra cosa. Lars von Trier demuestra una falta de respeto absoluto al espectador común, al público, a la audiencia como lo que es. EUROPA es pura masturbación

★☆☆☆☆ Pésima

Europa

Lars von Trier es un tipo que piensa que el cine es conceptual. Ve la cración cinematográfica como Warhol veía el arte pictórico. Von Trier cree que el cine puede entenderse como una de esas (estúpidas) instalaciones de arte conceptual en la que un retrete se llena de cristales rotos y representa la "decepción de la vida moderna".

EUROPA es un puro ejercicio de automasturbación estética y de contenido. Es pornografía individual. Von Trier muestra lo que le pone cachondo de su propio mundo interior. Y pretende que entendamos su punto de vista. Pretende que el público es el que TIENE que respetar su manera de ver las cosas y tratar de darle un sentido a algo que, para nada, lo tiene.

El cine está definido desde los años treinta o antes. Y nadie va a cambiar lo que es. Nadie va a cambiarlo porque tal y como está es perfecto. Es misión de los cineastas crear cosas interesantes y buenas para el público. Para el PÚBLICO, no pare ellos mismos. Y esto no significa que el cine de "autor" no pueda existir. El cine es cine. Sea de lo que sea. El cine de "autor" bueno, respeta tanto a su público como cualquier otro tipo de cine.

Lars von Trier es un tipo que pretende cambiar el concepto de cine, hacer unas videocreaciones absurdas y llamarlo cine. Lars Von Trier no hace cine, hace otra cosa, y si lo llama cine, está despreciando a su público y al cine en sí. Von Trier rechaza al cine. Rechaza sus principios. Von Trier solo cree en el mismo. Y si uno le cualquiera de sus entrevistas se da cuenta de el poco respeto que le merece el público. Lo peor que puede hacer un cineasta es no respetar al público.

EUROPA es una pretenciosidad llevada a extremos. Como lo fué aquella cagada llamada DOGVILLE. EUROPA pretende ser un análisis de gente. No se preocupa de contar una historia. De mostrar una historia. Con historia me refiero a trama. Con su planteamiento, desarrollo y conclusión. Una historia que debe estar creada para atrapar al espectador. No para despreciarle. Ni siquiera para hacerle pensar sobre nada. A mi no e interesa nada (ni a nadie) lo que piense un danés que se cree listo.

Es más, la profundidad moral o de contenido de una obra cinematográfica, es absolutamente secundaria de la precisión formal que debe tener. Antes de que una película tenga o no profundidad de contenidos, antes de eso, una peli tiene que ser correcta a nivel de guión y de estructura. DEBE serlo. Todas y cada una de las pelis de Von Trier se saltan a la torera todos los principios del guión. Todos esos que defendían a capa y espada Billy Wilder, Howard Hawks, Sam Peckimpah o Alfred Hitchcock entre otros.

Lars Von Trier está convencido de que lo que el hace es arte. Y el arte como es arte pues no tiene límites. Porque si le pones límites al arte la mente del creador está encorsetada y bla bla bla, discurso cursi y blandengue. Discurso cobarde y pretencioso. Fácil y propagandístico de cierto tipo de progres y "modernitos" que creen que van a arreglar el mundo a base de grafitis e influencias pop en sus videocreaciones y camisetitas con fotos de Audrey Hepburn (Sin haber visto ninguna peli suya) 

Lars Von Trier va en contra del cine. Todas sus pelis son de una pretensión enorme. El tipo realmente se cree que habla de las cosas más profundas en sus films. Su objetivo de tener un "universo propio" como espacio para crear una serie de artefactos con los cuales pueda hablar de un mundo que desprecia. Aunque claro, lo desprecia al modo moderno. Porque Lars Von Trier pertenece a ese grupito de gente con dinero que se dedica a criticar el mundo consumista perteneciendo a él mas que nadie.

El hecho de que un cineasta cree un "mundo propio", un "estilo propio", no es algo especialmente bueno. Y menos si lo haces al estilo de Von Trier. Porque el hecho de que sea totalmente único no tiene mérito cinematográfico. Nosotros como público no tenemos que tenerle en cuenta eso. No le debemos nada. El que tiene una responsabilidad con el público es él.

El cine de Von Trier (al igual que el de su analogo español, el inefable y pedante Julio Medem) se crea a partir de premisas conceptuales y no físicas. La falta de fisicidad de sus películas las pone en relación con un ensayo literário más que con el cine en sí. Por tanto la construcción de guión cinematográfico es imposible. Porque el cine se sostiene sobre la fisicidad de los actos que se producen en él. Los actos físicos, no intelectuales, mueven el cine. Al llenar de ideas intelectuales sus historias, las pelis pierden fuera cinética, y solo pueden exponer una serie de ideas morales o artísticas sobre, siempre, los mismos temas. La condición humana, el comportamiento sexual, la violencia como escape, el arte, los estigmas históricos de una nación (EUROPA habla de ésto), etc,…. Además, las ideas intelectuales que  plantea son de lo más tópico. Son las típicas ideas "no tópicas". Nada originales. 

No se puede pretender ir "a contracorriente" a cualquier precio. Porque la originalidad en el cine no depende de los límites impuestos estructurales. Romper con unos principios de guión que funcionan desde los principios de la historia del cine, no es ser original, es ser imbécil. Uno, además, no puede romper con algo que no entiende. Porque Lars Von Trier no entiende de cine. Para hacer cine hace falta mucho más que tener ideas. Para hacer cine hace falta leer y ver cine. Y amar el cine. No amar tus propias ideas. Porque el cine se hace para que la gente vaya a verlo, no para hacerse pajas en su casa.

A propósito de EUROPA. No tiene una estructura clara. No se sabe exactamente de que va. Son una serie de momentos relacionados con el viaje personal de la gente. De las reacciones ante la II Guerra Mundial. Pero eso no es cine. Eso es rebote factual. Eso es hacer trampa para dártelas de listo.

Por mucho que tenga una estética ensoñadora o esos planos con retroproyección o ese famoso plano de la sangre por debajo de la puerta. Esos momentos "estéticos", que no visulaes, no crean una peli. Crean una imagen atractiva y facilona. Crean una trampa al espectador, una trampa de mal gusto. Un mal gesto, un insulto.

Puede que sus pelis gusten a un determinado tipo de gente que lo defenderá siempre. Me parece perfecto. Pero no creo que sea correcto llamar cine a lo que hace. Porque no lo es. Es otra cosa. Puede que la gente vea cosas que no hay, porque quieren verlas. Y me parece perfecto, pero es un engaño. Para cualquier persona con un mínimo de conocimientos cinematográficos lo que hace Von Trier es un camelo. Un error. Lo que hace no solo es malo, está mal. Es feo.

Poca gente ve su cine, es un director minoritário. Porque claro, es que es un autor. La gente prefiere ir a ver mierdas como TRANSFORMERS o TITANIC. Pues bueno, mucho más respeto merecen estas dos pelis que llevaron al cine a millones de personas. Y no hay nada más puro en el cine que que la gente vaya a ver tu peli. Y que salgan contentos. Y el que critique un taquillazo por el hecho de ser un taquillazo, y defienda una peli que nadie a visto. Y además califique al público de imbécil por ver una y no ver la otra. Esa gente entre la que se encuentra Von Trier, Medem o Michael Haneke (que curioso, todos europos) no merecen ningún respeto como cineastas. Porque no respetar la decisión del público es vomitivo. Es pedante y discursivo. Regresivo.

Y no defiendo el cine espectáculo americano como única opción. Hay pelis malísimas dentro de ese género. Y otras muy buenas. Pero lo que es es lo que es.

Y no hablo mal de la originalidad. Porque uno puede respetar al público y ser muy original. Hay muchas obras que se han creado desde el respeto a los principios básicos del guión. Y mucho estúpido se cree que son pelis que "rompen con as reglas". Pues no, son pelis de lo más correcto a nivel de guión. Ejemplos: PI, EL CLUB DE LA LUCHA, 12 MONOS, HURLY-BURLY, MEMENTO, PULP FICTION, EL REY PESCADOR, SNATCH, COMO SER JOHN MALCOVICH, ADAPTATION, LOS AMIGOS DE PETER, cualquiera de las pelis de los MONTHY PHYTON,…

Uno puede jugar con los elementos de la cinética y crear grandes pelis. Pero lo que no puede es hacer lo que le dé la gana, porque hay que plantearse, además, si el cine es un verdadero arte. Porque pasa por demasiadas manos para serlo. 

 

Lo mejor: Nada
Lo peor: Todo
publicado por Tyler el 7 enero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.