Floja adaptación de una novela con demasiadas pretensiones. Intenta ser una gran historia de amor con un fuerte componente sobrenatural, pero termina quedándose a medio camino en todo

★★☆☆☆ Mediocre

Crepúsculo

Esta película está basada en un best seller que lleva el mismo nombre ("Twiligth" en idioma original) de la escritora Stephanie Meyer y, básicamente, narra una apasionada historia de amor al mejor estilo "Romeo y Julieta" (agarrame la camiseta) pero con ciertos ribetes sobrenaturales ya que, en este caso, el muchacho de la pareja en cuestión es, ni mas ni menos, que un vampiro.
Debo aclarar que vi esta película sin haber leído el libro (esos libros así con historias románticas son para las mujeres y los putos) por lo cual no podría juzgar si han realizado una buena adaptación o no.
Lo que si podría decir, y no hay que ser un experto para darse cuenta, es que, por la forma en que se van desarrollando los acontecimientos, se hace muy notorio que quisieron meter toda la historia junta en una cinta de algo mas de dos horas, sin prestarle demasiada atención a algunos detalles boludos como ser, por ejemplo, que quedara algo bien armado.

La trama se centra en las vivencias de Isabella Swan (Bella para los amigos), una joven y medianamente potable adolescente que, gracias a que a su descocada madre le da un ataque de pendejez y decide juntarse con un tipo para irse a revolear la chancleta por ahí, debe irse a vivir con su padre al pequeño, aburrido, siempre húmedo, y gris poblado de Forks.
Allí, luego de instalarse, de pensar mil y una maneras de matarse por tener que vivir en ese pueblucho de porquería, de darse cuenta de que la relación con su padre sigue tan distante como siempre, de reencontrarse con su amigo indio de la infancia que ya creció y se nota que ahora le tiene ganas, y de inscribirse en el colegio para continuar con sus estudios, Bella, poco a poco y no sin cierta dificultad, comienza a adaptarse y a aceptar su nueva vida; tanto que ya en su primer día de clases logra integrarse a un grupo de jóvenes medio aparatos que se le pegaron ni bien puso un pie en el colegio, y a los cuales ya nunca mas se pudo sacar de encima.
Con ellos, durante la hora del almuerzo, la joven se estaba poniendo al tanto de quien sale con quien, quien se mueve a quien, quien está embarazada, quien se la come, quien le mete los cuernos al otro y demás pintorescos chusmeríos del pueblo, cuando llega al comedor un grupo de jóvenes muy particular que llama su atención de inmediato (mas que nada porque eran todos tan pálidos que parecían haberse revolcado en harina antes de salir), en especial uno de ellos, de nombre Edward, que le resulta intrigantemente atractivo y que con solo mirarlo le provoca cosquillas en la chucha.
Sus amigos le cuentan que son los hermanos Cullen, y pertenecen a la familia mas pudiente y aristocrática del pueblo. Un clan bastante cerrado, de costumbres algo extravagantes y muy poco afectos a relacionarse con otras personas pero que, en definitiva, no joden a nadie a pesar de que miran medio raro a todo el mundo.
Un día al llegar a una de sus clases, Bella nota que su suerte cambia al ver que le toca compartir banco con Edward.
"¡Upa la lá! ¡Pelito pa’ la vieja!" murmura mientras se peina un poco y se acomoda en el banco re entusiasmada y caliente como negra en baile.
Pero Edward la mira medio de reojo y empieza como a hacer arcadas y a poner cara de culo.
Bella no entiende nada y se empieza a oler el pelo y los sobacos para ver si tenía olor a mugre, pero no siente nada.
Edward sigue retorciéndose en su lugar mientras la mira como con odio y cara de asco.
La joven, desconcertada, se saca las zapatillas y las huele, se pasa la mano por sus lugares pudendos y se huele los dedos, pero sigue sin entender que cuernos le pasa al pibe porque el olor no es para tanto.
Finalmente Edward se levanta y sale corriendo.
"Será puto" piensa Bella, pero igual se queda recaliente y decide que la próxima vez que lo vea lo va a confrontar para pedirle explicaciones.
Después de varios días, vuelven a encontrarse en la misma clase.
Bella se sienta en su lugar y antes de que pueda decir nada Edward le manda un "Hola linda ¿Qué acelga? ¿Todo viento? Mi nombre es Edward ¿Viste que tiempo loco? Como llueve eh ¿De que signo sos? ¿Estás avivada? ¿Te dejás?" y cosas así con muy buena onda.
La mina no entiende nada, pero está tan caliente con el flaco que le importa tres carajos todo y lo mira haciéndole caída de ojos y poniéndole constantemente caras de gata en celo.
A partir de allí y con el correr de los días, ambos van sintiendo que una extraña e irrefrenable atracción por el otro va creciendo cada vez mas, haciéndose cada vez mas difícil de ocultar y de controlar.
Sin embargo para Bella, Edward aún continuaba siendo un gran misterio. Un misterio que la recontra calienta, pero un misterio al fin.
Un misterio que comenzaría a develarse cuando un día, mientras se estaban haciendo ojitos a la distancia como dos boludos en el estacionamiento del colegio, una camioneta fuera de control amenaza con dejar a Bella hecha puré contra otro auto, y Edward, que estaba como a veinte metros, llega corriendo, se interpone en su camino y detiene la camioneta con una sola mano.
A partir de ese momento, Bella, que era muy suspicaz, comienza a sospechar que hay cosas muy extrañas acerca de Edward, y decide que es hora de saber la verdad, porque está bien que es medio facilonga pero no es cuestión de entregarle el rosquete a un tipo lleno de secretos tampoco.
Así, investigando en Google, leyendo libros, y atando cabos, finalmente la joven llega a una estremecedora conclusión.
Al día siguiente busca a Edward y se van a un sitio apartado en medio del bosque.
Allí, ella le dice "Lo se todo".
"¿Qué sabes?" le increpa Edward.
"Nunca estás cuando hay sol, nuca comes, sos mas rápido que la mierda, tenés una fuerza sobrehumana, los ojos te cambian de color, tu piel de distinta …" dice Bella con decisión "Es obvio".
"Bueno… decilo" dice Edward haciéndose el dramático "¡¡Decilo!!"
Bella, con una mezcla de angustia y temor le dice "Vos sos……. ¡Supermán!"
Edward cae de espaldas haciendo ¡Plop!.
"No nena no. Pensalo un poquito mejor" le dice algo impaciente.
"¡¡Entonces sos un mampiro!!" grita Bella que hablaba como el culo.
"Bingo" dice Edward "Y ahora que lo sabés ¿No me tenés miedo?"
"No" dice ella muy romántica "¿Por qué debería temerte?"
"Porque desde que te vi que te la quiero chupar" dice Edward mientras se relame.
"¡Ay, yo a vos también!" exclama Bella muy regalada y escupiendo el chicle.
"Yo me refiero a tu sangre" aclara Edward un poco nervioso porque era medio nabo.
"Ah perdón" responde Bella un poco avergonzada, mientras se vuelve a poner de pie y se limpia el pasto de las rodillas.
A partir de ese momento Edward y Bella deciden que ya no quieren ni pueden seguir privándose de vivir plenamente su amor, aún sabiendo que deberán afrontar grandes riesgos y peligros, incluso algunos que podrían poner en riesgo sus propias vidas.

La película en general promete mucho mas de lo que termina entregando, y es muy evidente que está dirigida a un público muy determinado, compuesto fundamentalmente por minitas adolescentes que todavía sueñan con amores imposibles y esas cosas así muy mariconas (Apuesto a que el protagonista tiene un Club de Fans cuya presidenta es una gorda de cachetes rosados y anteojos que anda siempre con un poster del chabón en la mano).
Tiene un ritmo lento, aburrido por momentos, y el tono sobrenatural que podría ser el punto fuerte de originalidad, no alcanza como para disimular el tedio que generalmente resultan las películas de tinte decididamente romántico.
El argumento termina siendo bastante pobre y simple, con personajes poco desarrollados, licencias acerca del vampirismo no del todo convincentes, y situaciones que se suceden casi porque si, en un notorio afán por intentar mostrar todo que termina mostrando bastante poco.
Los efectos especiales son de lo mas pobre que se ha visto en los últimos tiempos, y junto con las, por momentos, terribles caracterizaciones y maquillajes, denotan una evidente falta de presupuesto y/o una muy mala producción.
La familia de vampiros parece un grupo de emos afiebrados, y la primera vez que aparece el Dr. Carlisle directamente es una joda. El tipo mas que un vampiro parece una etatua viviente de la calle Florida.
En cuanto a las actuaciones, van muy de acuerdo con el resto de la película por lo monótonas y desabridas.
En el papel de Bella está Kristen Stewart que si bien por momentos resultó convincente, en muchos tramos no logró darle a su personaje la profundidad necesaria. Creo que su mejor momento lo tiene en la escena en la que se patina y se cae de culo en el barro, a la salida de la casa.
Como Edward, el vampiro enamorado, lo tenemos a Robert Pattinson un joven actor que tiene la expresividad de una toalla, y que por alguna extraña razón está convencido que ser un vampiro es ir por el mundo abriendo mucho los ojos y frunciendo los labios como si estuviera constipado.
Junto a ellos están Peter Fascinelli como el Dr. Carlisle Cullen, Billy Burke como Charlie Swan, Elizabeth Reaser como Esme Cullen, Ashley Greene como Alice Culen, Kellan Lutz como Emmet Cullen (Si ven la película deténganse en la cara de este pibe por favor. Su interpretación es un chiste), Nikki Reed como Rosalie Hale y Cam Gigandet como el malvado James, entre otros paquetes.
La película fue dirigida por la Sra. Catherine Hardwicke que seguramente en su vida debe haber leído mucho a Sidney Sheldon, y que en lugar de dirigir películas debería irse a lavar los platos.

Calificación: 2 Renegados y medio (Regular. Floja adaptación de una novela con demasiadas pretensiones. Intenta ser una gran historia de amor con un fuerte componente sobrenatural, pero termina quedándose a medio camino en todo).
Lo mejor: El final. No el final de la película, sino el final de la función, porque tenía ganas de irme.
Lo peor: El maquillaje, el guión, las licencias acerca del vampirismo y la cara de ganso de Robert Pattinson.
publicado por Renegado el 7 enero, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.