La idea del miedo al extranjero no parece ser el discurso más simpático, y pese a ser ampliamente reprobable por facilista, al menos el film se hace cargo llevándolo a las últimas consecuencias e integrándolo con los elementos propios del thriller.

★★★☆☆ Buena

Transsiberian

Transsiberian nos muestra a una pareja de americanos que se ven envueltos en problemas mayúsculos en su viaje por el Transiberiano. Una frase, pronunciada por un oficial americano cerca del final, resume las ideas de la película: “No hables con extraños”. Dos cosas no podrían criticársele a esta película, su formidable construcción del suspenso, y su coherente exposición de ideas. No hace falta revisar mucho para notar que los americanos (no solo la pareja conformada por Jessie y Roy, sino también Abby) son los únicos buenos e ingenuos de esta historia, seducidos cada uno de ellos por dos personajes extranjeros bastante perversos, un delincuente menor, el español Carlos, y un detective corrupto, el ruso Grinko. Abby está enamorada de Carlos y viaja con él, aunque desconoce por completo la persona que tiene a su lado. Jessie, la mujer de Roy, se deja seducir por Carlos, y cuando este desea ir más allá, Jessie termina defendiéndose del acoso. Roy prácticamente se deja seducir por cualquiera que se le presenta, su excesiva confianza lo lleva a entablar amistad con Carlos, y luego con Grinko, para ser traicionado por ambos. La idea del miedo al extranjero no parece ser el discurso más simpático, y pese a ser ampliamente reprobable por facilista, al menos el film se hace cargo llevándolo a las últimas consecuencias e integrándolo con los elementos propios del thriller. Lo más interesante, sin embargo, es el cuidadoso delineamiento de los personajes, y la acertada elección del elenco, con un Woody Harrelson que sorprende interpretando a un hombre constantemente afable e ingenuo, la siempre trascendente Emily Mortimer, y dos actores que aportan sus respectivos talentos, Eduardo Noriega, quien se integra perfectamente a un elenco de habla inglesa, y Ben Kingsley, quien convence ampliamente con su papel de detective ruso que oculta más de lo que muestra. Si podemos juzgar sus ideas, al menos cabe afirmar que posee la coherencia y la solidez ausente en muchos thrillers americanos actuales.

Lo mejor: El elenco, y su inteligente construcción del suspenso.
Lo peor: La idea de base que recorre toda la trama.
publicado por Leo A.Senderovsky el 29 diciembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.