Desde un tono agridulce y jocoso, que nunca deja de codearse con el drama, Sachs despliega con astucia el discurso de la película, hasta un final conciliador pero difícil de digerir.

★★★★☆ Muy Buena

El juego del matrimonio

El director independiente Ira Sachs, ganador del Sundance con su film anterior, Forty shades of blue, salta al cine de figuras estelares con este nuevo film, basado en la novela de John Bingham. Lo más relevante de esta adaptación, es la manera en que Sachs cambia el foco de la novela criminal, para convertirla en un manifiesto de la hipocresía de la institución matrimonial en una época (la década del cuarenta) donde el divorcio no estaba del todo aceptado. Esta historia de dos amigos enamorados de una misma joven, y uno de ellos intentando envenenar a su mujer para evitarle la humillación de pasar por un divorcio, consigue jugar con distintos tonos, desde el drama romántico al policial, siempre bajo la pátina de humor, más cínico que negro, que despierta la narración en off de Richard (interpretado por Pierce Brosnan, en el papel de galán seductor y carismático, papel que le sienta como anillo al dedo, aún mejor que el de James Bond). Richard nos cuenta la manera en que se enamora de la joven que le hace perder la cabeza a su amigo Harry, y cómo este sentimiento hace que comience a accionar para evitar la separación de su amigo. De esta manera, si bien el guión nunca deja de mostrarse crítico ante la manera de actuar de los dos hombres, la propuesta comienza como un sórdido relato machista, hasta dar su previsible vuelco cuando Richard encuentra a la mujer de Harry en un furtivo encuentro amoroso. Allí la acidez se amplia hasta la carcajada, cuando Richard termina de mostrar todas sus cartas, al encontrarse aleccionando a Pat para que no se separe de su marido. Desde un tono agridulce y jocoso, que nunca deja de codearse con el drama (principalmente, cuando Harry se desespera por corregir el error que cometió), Sachs despliega con astucia el discurso de la película, hasta un final conciliador pero difícil de digerir (y muy fácil de entender). Un discurso complejo sobre el amor y el matrimonio, que toma a la acción criminal como uno más de los disparatados elementos que confluyen en esta historia sencilla, estupendamente ambientada, y con grandes actuaciones a cargo del terceto protagónico, Brosnan y, principalmente, Chris Cooper y Patricia Clarkson.
publicado por Leo A.Senderovsky el 29 diciembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.