Sencilla y entretenida película infantil, que hace de la aventura y la fantasía sus motores principales, en el envase más naïf que haya dado el género en varios años.

★★★☆☆ Buena

Viaje al centro de la tierra (2008)

Eric Brevig, con una amplia experiencia como supervisor de efectos especiales, se encuentra ante su primera película como director. Qué mejor material para adaptar que el clásico de Verne, como toda su obra, adaptado hasta el cansancio por Hollywood. Visualmente salta a la vista la dependencia de la película del formato 3D. Sin embargo, al no haber llegado en ese formato en muchos países, debe ser analizada sin esa peculiaridad tecnológica. Seguramente, la experiencia de ver este film en 2D no se compara con la espectacularidad de la ilusión de las tres dimensiones. Pese a esto, el notorio artificio que genera el uso alevoso y evidente del “fondo azul”, permite que Viaje al centro de la Tierra, con su ingenuo planteo, deje un cierto aroma a film clásico de aventuras. Claro que no faltan a la cita ni los previsibles ingredientes, ni el consabido despliegue visual y técnico, ni las fórmulas de siempre. Brendan Fraser aparece en su segunda película de aventuras de este año, y logra superar los resultados de la tercera entrega de La Momia, al interpretar un personaje más cercano a la comedia, el género que mejor le sienta. Aunque las peripecias y el romance no sorprendan, estos se muestran como elementos infaltables a la hora de plasmar una aventura hecha y derecha, por ende, pese a no lograr cautivarnos, tampoco llegan a molestar. No se trata ni por asomo de una obra maestra del género, pero la nobleza que posee esta versión aggiornada del clásico de Verne, nos lleva a pensar en el estado de la aventura y la fantasía en la actualidad. Al ver que muchos de los elementos que vemos en esta película parecen copiados de un sinfín de películas actuales, lo que en realidad podemos ver es cómo el autor que más influyó en la ciencia y la tecnología del siglo XX, fue a su vez la influencia principal de formas y modelos tradicionales del cine de aventuras y fantástico que llegan hasta la actualidad. No es poco lo que evidencia esta sencilla y entretenida película infantil, que hace de la aventura y la fantasía sus motores principales, en el envase más naïf que haya dado el género en varios años.
publicado por Leo A.Senderovsky el 29 diciembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.